La Reina de Barbaria (1985), la ley del acero desnudo

TÍTULO ORIGINAL:
Barbarian Queen
NACIONALIDAD:
Estados Unidos
AÑO:
1985
DURACIÓN:
72 min.
DIRECTOR:
Héctor Olivera
GUIÓN:
Howard R. Cohen
MÚSICA:
James Horner, Christopher Young
FOTOGRAFÍA:
Rodolfo Denevi
REPARTO:
Lana Clarkson, Katt Shea, Victor Bo, Frank Zagarino, Susana Traverso, Dawn Dunlap, Armando Capo, Andrea Barbieri, Tony Middleton, Andrea Scriven, Roberto Catarineu, Matilde Mur, Lucy Tiller, Ivan Green, Theodore McNabney, Ricardo Jordán, John Head, Daniel Seville, Eva Donnelly

Sinopsis de “La Reina de Barbaria”

Un pacífico pueblo bárbaro es atacado por las hordas del tirano Arrakur, que violan, asesinan y capturan aleatoriamente a los pobladores para ser vendidos como esclavos o usados como luchadores en la arena. Tres mujeres sobreviven y se disponen a liberar a sus compatriotas.

Tres amazonas y un tirano

La Reina de Barbaria es una de esas películas que ya no transmiten nada bueno desde el mismo título elegido para distribuirla… porque vale que “La Reina Bárbara” podría tener connotaciones secundarias no deseadas, pero ¿qué tiene de malo “La Reina de los bárbaros” o “Reina salvaje” (tal como se la conoció en Sudamérica)?

Parte de un acuerdo de diez proyectos entre la productora New Concorde de Roger Corman y Aires Productions de Héctor Olivera; Corman quería producir cintas de espada y brujería de bajo presupuesto para sacar provecho del éxito de Conan el Bárbaro, mientras que Olivera quería financiar proyectos más personales con los beneficios del acuerdo. Vista parte de la filmografía posterior de éste último, podría decirse que consiguió en parte lo que buscaba.

Pura caspa de bajo presupuesto. El guión es un churro, la historia es de lo más simple y lineal, los diálogos dan vergüenza, las actuaciones son inexistentes y las coreografías de lucha se cayeron del presupuesto… Con muchas similitudes con Las mujeres vikingo y la serpiente del mar (1957), dirigida por el propio Corman, a quien le gustaba mucho aprovechar y reciclar todo.

Cosas a destacar: que dura un poco más de una hora y la presencia de la modelo-barra-actriz Lana Clarkson, especializada en el papel de bella guerrera desde Deathstalker (1983), también parte del acuerdo mencionado antes.