“Blanco humano” (1993) – Van Damme es un tipo duro

Blanco_humano_-_Hard-Target_-_tt0107076_-_1993_-_es

TITULO ORIGINAL Hard Target
AÑO 1993
NACIONALIDAD USA
DIRECTOR John Woo
GUIÓN Chuck Pfarrer
MÚSICA Graeme Revell
FOTOGRAFÍA Russell Carpenter
REPARTO Jean-Claude Van Damme, Lance Henriksen, Arnold Vosloo, Yancy Butler, Wilford Brimley, Kasi Lemmons, Lenore Banks, Willie Carpenter, Douglas Forsythe Rye
SINOPSIS Dos hombres despiadados, Fouchon y Van Cleaf, han convertido Nueva Orleans en su particular coto de caza, donde organizan siniestros torneos que enfrentan a sus asesinos con veteranos de guerra, a quienes prometen 10.000 dólares si logran sobrevivir. Desde luego, ninguno de los infortunados que se atreve a probar suerte en tan sanguriento juego llega a cobrar el premio. Las cosas cambiarán el día en que Chance Boudreaux (Jean Claude Van Damme) decide participar en el juego… Chance, sin embargo, no es un héroe noble y altruista, sino un solitario “cajun” que solamente quiere cobrar los 217 dólares que necesita para saldar sus deudas con el sindicato de marineros mercantes.

Un remake modernete de El Malvado Zaroff (1932) con un Van Damme en estado puro, corriendo saltando y disparando flying kicks como nunca, y es que si hay algo que sabe hacer bien este hombre es dar leches, y como panes, HOYGAN!

Rodada el mismo año que Sin escape (ganar o morir) y un año antes que Timecop, nos sitúan en la golden age de Van Damme, lo que es un sinónimo de película de acción de verdad.

No me cansaré de decir que JCVD es el artista marcial más artista de todos, por encima de Lee, Chan, Li, Seagal o Norris… Jean-Claude Van Damme tiene algo que los demás no tienen, o al menos que no han demostrado en el cine: equilibrio postural. Ese equilibrio artístico de saber/poder mantener la pierna recta y elevada por encima de su cabeza durante una cantidad inhumana de tiempo. No sólo sabe “hacer la posturita” de turno, si no mantenerla. Dile tú a Chuck Norris que levante el pie por encima de la rodilla más de 1 segundo… Van Damme sabe que a le gente le gusta esto, y no se cansa de repetirlo al menos 1 vez por película, al igual que su famosa patada giratoria para derrotar al malo final.

Volviendo a la película, es uno de los mejores exponentes de las chase movies (o género Manhunt) que se han hecho. No sólo es un thriller de acción testosterónico, si no que huele a cacería desde el minuto 1. Es además, una de las pocas veces donde el título en castellano tiene más sentido que el título original: “Hard target”- vale, Objetivo Duro… “Blanco humano” es un título que aporta un dramatismo mucho mayor a la película que vas a ver.

La historia es típica: chico conoce a chica, chicha pide ayuda a chico, chico es perseguido por ricachones cazadores de hombres… No hace falta que diga cómo continúa ni cómo termina, porque esta película es un cliché del cine de acción: El bueno gana, los malos no.

La película es buena, pero buena de verdad (un 4.5 en Filmaffinity y un 5.9 en IMDB son un sobresaliente alto para un actor como JCVD), pero quizá peca de efectista. Mucha explosión y abuso del slow motion, marca de la casa John Woo. Si llegáramos a eliminar parte de las cámaras lentas, la película ganaría en dinamismo y acción. El error de la cámara lenta lo suple con unas escenas de acción cojonudamente coreografiadas, como sólo el Sr. Woo sabe hacer, y con un artista como JCVD, el resultado sólo puede ser bueno.

Una película ideal para toda la familia, y una de las mejores opciones dentro de la filmografía del hoy en día venido a menos Jean-Claude Van Damme, de quien aprovecho para decir que NO está muerto: lo matamos el 28/12/2013, pero lo resucitamos el 29… lo divertido del asunto es que seguimos recibiendo condolencias en el mismo artículo donde decimos que es coña…

Y para quien, además que yo, creciera preguntándose “por qué cojones no se le va el chichón a Van Damme??”… hete aquí la respuesta, a partir del 6:34: