Guardianes de la Galaxia, vol.2 (2017), nostalgia alucinante al cuadrado

Guardianes de la Galaxia, vol.2 - poster

Sinopsis

Mientras intentan cumplir un par de encargos, los Guardianes de la Galaxia se cruzan con una posible solución al misterio de la ascendencia de Starlord, algo que tendrán que investigar aunque eso suponga separarse temporalmente…

Yo crecí en los 80 y sobreviví

Este año, uno no ha podido ir mucho al cine debido a circunstancias atenuantes, así que este fin de semana he decidido aprovechar que el superchipirifláutico Cine-Teatro Salesianos está a punto de terminar la temporada y que sigue cumpliendo las tres B’s con una calidad y un servicio atento y agradable, para acercarme a ver qué había por allí. Y nos ha tocado disfrutar de la secuela de Guardianes de la Galaxia, que además es la película nº15 dentro del Universo Cinematográfico Marvel.

Guardianes de la Galaxia, vol.2 empieza con una secuencia de créditos maravillosa. De forma concisa, muy visual y sin rodeos, sitúa a los personajes, explica qué han estado haciendo desde el final de la anterior peli y nos introduce directamente en la acción.

La secuencia de créditos final también es muy vistosa, llena de guiños y detalles que hacen que merezca la pena quedarse a verla, y ya no sólo por las habituales escenas extra.

Entremedias, tenemos una montaña rusa trepidante de aventura, acción, comedia, mucha comedia, y también un poquitín de drama. Una space opera con regusto bastante clásico, algo a lo que indudablemente contribuye de nuevo una muy bien elegida banda sonora ochentera.

Eso si, como adaptación es una patata, aunque creo que, excepto algún fan radical, este tipo de protestas quedan para las adaptaciones del “otro lado” O:) Eso sí, ahora habrá que tragar que Eva es la que crea a Adam, aunque ya hallamos visto al capullo de Adam entre los objetos del Coleccionista en el Vol. 1… lo mismo que nos tragamos que le ofrecen a Stephen Strange operar a James Rhodes, y que Hydra ya tenía fichado al Doc (por si acaso) en Winter Soldier… pequeños errores de continuidad sin importancia, excepto si los cometen “otros”.

Cosmic Marvel

De todas formas, como versión que aglutina conceptos narrados en años de historietas funciona muy bien, tomando elementos de uno y otro lado y presentándolos de forma simple y que sea fácilmente reutilizable en un posible futuro. Todo lo relacionado con Ego, por ejemplo, está muy bien y casi supera a algunas cosas vistas en las viñetas. O que los Guardianes originales de los tebeos sean aquí una banda de Saqueadores, es una idea que puede dar mucho de sí, si se desarrolla bien, y que añade sin muchos vueltas mucha riqueza a la parte cósmica del Universo Marvel Cinematográfico, que con solo dos películas ya casi tiene más trasfondo y variedad que la parte más terrenal de mismo.

Momento “caraanchoa”

Y, además, la película cumple (o casi) uno de los sueños húmedos que tenemos aquí, en Zinemaniacos desde los primeros trailers del vol.1. ¿Qué más podemos pedir?