Coherence (2013) – entramos en bucle?

Coherence es, como dice su propio cartel “una de las mejores películas de ciencia ficción en años”. Yo corregiría ese en años por “de todos los tiempos”, porque lo es. Punto.

Continúo de tranqui, sin spoilers.

Coherence no está hecha con grandes actores conocidos, ni con un gran presupuesto (50.000 dólares – sí, has leído bien, no me faltan ceros), ni la historia está súper currada, o sí, pero está todo presentado de una forma tan tan simple que asusta.

Un poco de plot: qué pasaría si estás con unos amigos en casa, sales 1 minuto a tirar la basura y cuando vuelves a tu casa, no estás en tu casa ni los que tienes delante son tus amigos? aunque sean iguales…

Una forma muy vaga de presentar la historia está ahí, pero tiene mucha más miga, que en la misma película van destripando poco a poco. Una cena de amigos que se convierte en algo completamente diferente, e inesperado. Mucho de física cuántica (explicada por y para dummyes) y mucha ciencia ficción light de la buena.

Una historia que te va a dejar pensando un rato muy largo, y que vas a disfrutar hasta días después de haberla visto.

Coherence merece mucho la pena.

Aviso: si al final de la película te quedan preguntas, es completamente normal. Exactamente igual que con las películas de viajes en el tiempo. No intentes explicar o corregir las paradojas. Siéntate y disfruta.