Altered Carbon (2018) – el Blade Runner de Netflix

Altered Carbon es lo último de Netflix para los que ansiamos historias de ciencia ficción. En el pasado ya me quedé jodido con las cancelación de Almost Human, pero resignarse o morir.

La historia se desarrolla en medio del siglo XXV, una época en la que las personas ya no mueren, técnicamente, sino que sus mentes y consciencias son transferidas de un cuerpo a otro en lo que llaman “pilas”…

La serie se centra en la historia de Takeshi Kovacs (Joel Kinnaman), un detective que se ve envuelto en una enorme conspiración, 500 años en el futuro, en medio de un mundo cyberpunk.

Altered Carbon podríamos subtitularla como “una historia de Blade Runner” y nadie se llevaría las manos a la cabeza. De hecho el mismo personaje de Kinnaman recuerda mucho al Deckard de Harrison Ford: solitario, con pasado muy oscuro y con pocas ganas de rodearse de humanos.

La historia mola mucho, el reparto está genial y destacamos las labores de efectos y fotografía, que se salen por todos lados. Merece mucho la pena darle una oportunidad a la serie.