Una historia china de fantasmas (1982) – de un amigo de Tsui Hark y Uwe Boll, quién se iba a imaginar este peliculón…?

Sinopsis: Un inocente inspector de Hacienda llega a la ciudad donde tiene que recaudar impuestos, pero sólo tropieza con dificultades: la lluvia ha borrado los registros de su libro de cuentas y se ha quedado sin dinero. No tiene más remedio entonces que pasar la noche en una misteriosa casa situada en un bosque encantado. Allí conoce a una hermosa mujer, pero ignora que se trata de un fantasma que está obligado a capturar jóvenes para su cruel y perversa ama. El fantasma y el inspector se enamoran y, con la ayuda de un guerrero experto en el arte de la esgrima, lucharán contra el Señor de la Oscuridad para que el alma de la mujer pueda descansar en paz.

Película de 1987, dirigida por Tony Ching (o Ching Siu Dung en cantonés, o Chéng Xiao Dōng en mandarín), coleguilla de Tsui Hark (productor de la cinta).

Me esperaba una historia de terror para adultos, pero en su lugar me encuentro una historia basada en un cuento de hadas clásico chino. Una especie de Princesa Prometida con fantasmas, demonios, efectos especiales cutres, monjes barbudos borrachos que hacen kungfú, un poco de sangre, un poco de romance inocentón, mucha comedia y más efectos cutres. Como podéis suponer, flipé en colores.

vía V de Burrada

Unos apuntes sobre el bueno de Tony…

El cine lo lleva en la sangre, siendo hijo del también director Ching Kong (14 amazonas, 1972), así como también lleva muy dentro las artes marciales, habiendo sido adoctrinado en el Estilo del Norte.

Empezó en el mundillo como especialista y coreógrafo de artes marciales (14 amazonas, 1972), pasó a por series de TV y también por la dirección, obteniendo bastante buena reputación, hata que llegó a llamar la atención de Tsui Hark, quien le encomendó la dirección de la que sería su obra culmen, “Una historia china de fantasmas“, que hoy os traemos aquí.

Tras su etapa china con Tsui Hark, pasó a trabajar internacionalmente en películas como Las entrañas de la bestia (2003), o En el nombre del Rey (2008), dirigida esta última por el ya conocido Uwe Boll.

Tras este pequeño apunte histórico, y ya mentados Tsui Hark y Uwe Woll, veamos algo de la película. Empecemos por…

Le trailer

 Una Historia China de Fantasmas está llena de imágenes fascinantes: demonios deslenguados, vuelos imposibles, artes marciales de linaje mágico, avernos envueltos en niebla, cabezas mordedoras, túnicas extensibles hasta el infinito… Pedazos de Cine Fantástico, por encima de todo fantástico, reunidos en torno a una historia cautivadora y, definitivamente, imperecedera.

vía El Cronicón Cinéfilo

 No nos engañemos, la película no es buena, pero está llena de sensacionales momentos la mayoría de ellos rozando el ridiculismo, pero con cierto encanto cutre que consigue mantener la atención durante toda momento.  Es, en definitiva, una joya para el disfrute.

Uno de esos sensacionales momentos es el baile que llega cerca del final de la película:

 La película ha parido 2 secuelas, de las que no tengo más información que su existencia, y un remake, que por lo que he leído, no aporta más que un lavado de cara.

Deja un comentario