LO PEOR QUE HE VISTO EN 2019

Por segundo año consecutivo voy a poner una lista recopilatoria de lo peor que he visto. Creo que este año he sido demasiado benévolo en la calificación de algunas cosas, porque han salido pocas cosas malas a rabiar. Y sí, Sharkenstein es una de ellas; Los muertos no mueren no está, aunque sólo sea porque aún no la he visto.

Después del salto…

Lo peor de 2019

Sharkstein (2016) es mala con ganas, con muchas ganas. No se puede justificar con que sea amateur, que tenga poco presupuesto o que la hayan hecho durante las pausas del café.
La casa al final de la calle (2012). Un telefilm muy malo. Con Jennifer Lawrence y Elisabeth Shue, sí, pero sigue siendo muy malo.
Creep (2004). Película de terror en el metro londinense. Con una especie de Fantasma de la Ópera (pero en el metro), que se dedica a hacer experimentos genéticos, o algo. Tan mal como suena.
Me parece que… sé lo que gritásteis el último viernes 13 (2000). Una parodia de una parodia sobre una película que ya desmitificaba el género. Pésima, aburrida y sin gracia. Lo único que da risas es el título y tampoco tantas.
Las mujeres vikingo y la serpiente del mar (1957). Rubias cachondas, rubios cachas, una morena traidora, morenos malvados y feos, muchas peleas y un dragón marino de goma.
La Reina de Barbaria (1985). El cartel de Boris Vallejo mola un montón. En la película se ven un montón de tetas.
Dragon Ball Super: Broly (2018). Songoku y Vegeta se dan piñas con Broly. Creo que Freezer también salía por allí.
Holy Motors (2012). Una película tan indefinible, extraña y disparatada que aparece en la lista de lo mejor y de lo peor que he visto este año.

Para curiosos, esta es la lista completa de todo lo que he visto en 2019, ordenado de peor a mejor.