“Doctor Who: La película” (1996) – El peligro del efecto 2000

doctorwho1996

TÍTULO ORIGINAL Doctor Who: The Movie
AÑO 1996
NACIONALIDAD Reino Unido, Estados Unidos, Canadá
DIRECTOR Geoffrey Sax
GUIÓN Matthew Jacobs
MÚSICA John Debney, John Sponsler, Louis Febre
FOTOGRAFÍA Glen MacPherson
REPARTO Paul McGann, Eric Roberts, Daphne Ashbrook, Yee Jee Tso, Sylvester McCoy, John Novak, Will Sasso, Michael David Simms
SINOPSIS El Maestro ha sido juzgado en Skaro y sentenciado a muerte por los Daleks por sus diabólicos crímenes. Su último deseo fue que sus restos fueran devueltos a Gallifrey por su archienemigo, el Doctor. En el camino, una tormenta solar hace que la TARDIS se estrelle en la Tierra, específicamente en San Francisco (EE.UU.), en la víspera del cambio del milenio en 1999 (**cofcof**).

En 1989 se emitió el último capítulo de “Doctor Who”, después de estar en antena durante 26 años. En 1996 se hizo un primer intento de revivir la serie, televisivamente hablando, porque la historia había continuado en forma de novelas. Pensada como episodio piloto para una nueva serie producida en EEUU, no tuvo éxito entre la audiencia yanqui (aunque sí en el Reino Unido), y ahí se quedó el intento… bueno, no del todo, porque nuevamente la historia continuó en forma de novelas, comics, audiodramas…

Al igual que en el posterior revival de 2005, se consideró la posibilidad de realizar un reboot, pero finalmente se decidió respetar la continuidad y seguir con la historia. Así, Sylvester McCoy nos introduce en la trama interpretando al Séptimo Doctor, antes de morir y reencarnarse en el Octavo, interpretado por un Paul McGann que nos ofrece un Doctor entusiasta, alegre y optimista. En el otro extremo de la balanza tenemos a Eric Roberts (hermano de Julia Roberts y mítica estrella de serie B) como un Maestro histriónico que en ocasiones da más risa que miedo (pero claro, los villanos de Doctor Who no suelen dar mucho miedo). Enmedio está Daphne Ashbrook interpretando a la Doctora Holloway, responsable indirecta de la muerte del Séptimo Doctor, y acompañante nominal del Octavo; y también está Yee Jee Tso, que hace el papel de Chang Lee, un pandillero juvenil y posible acompañante futuro, aunque empieza jugando en el bando equivocado haciendo de lacayo del Maestro (por el interés…).

La película introducía elementos que, en su momento, resultaron bastante polémicos entre los aficionados, destacando especialmente el que el Doctor demuestre un interés romántico por la Doctora Holloway, un aspecto del Señor del Tiempo que no se había visto anteriormente, pero que curiosamente fue mantenido en la nueva serie de 2005. También se menciona en algún momento que el Doctor es medio humano “por parte de madre” (sic), algo sobre lo que se profundizaría en diversos libros y tebeos pero que, por suerte, no volvería a mencionarse en pantalla.

Por otro lado, el Octavo Doctor tiene la costumbre de dar a la gente con la que se encuentra pistas sobre sus futuros, aunque no queda claro si este conocimiento del futuro proviene de haberlo visto o es algún tipo de clarividencia.

El interior de la TARDIS experimenta un cambio radical, apareciendo como una especie de castillo medieval adornado con elementos steampunk.

En sí, la película tiene una trama que por momentos se hace lenta y pesada, algo que contrasta con el objetivo principal de la historia que es evitar el fin del universo en un plazo de tiempo limitado (no van a ser solo los 10 minutos de la destrucción de Namek los que se hacen eternos).

No hay trailer, pero os dejo un fragmento lleno de humor…