Tránsito (2005), realidad onírica

Cartel de la película Tránsito, de 2005
TÍTULO ORIGINAL:
Stay
NACIONALIDAD:
Estados Unidos
AÑO:
2005
DURACIÓN:
99 min.
DIRECTOR:
Marc Forster
GUIÓN:
David Benioff
MÚSICA:
Asche and Spencer, Tom Scott, Thad Spencer
FOTOGRAFÍA:
Roberto Schaefer
REPARTO:
Ewan McGregor, Naomi Watts, Ryan Gosling, Janeane Garofalo, Bob Hoskins, BD Wong, Elizabeth Reaser, Kate Burton, Michael Devine, John Tormey, José Ramón Rosario, Becky Ann Baker, Lisa Kron, Jessica Hecht, Sterling K. Brown, Amy Sedaris, Jolly Abraham, Mark Margolis, Mary Testa, Angela Pietropinto

Sinopsis de Tránsito

Henry, un joven mentalmente perturbado, le anuncia a Sam Forster, su psiquiatra, que piensa suicidarse en un plazo de tres días, cosa que el psiquiatra intentará evitar. Por otra parte, Henry se dedica a enturbiar la relación de Sam con su novia Lila, pintora y antigua paciente suya. Poco a poco, la sólida y racional mente de Sam empieza a tambalearse. Sometido a situaciones cada vez más surrealistas, llega un momento en que ya no puede distinguir entre realidad y ficción, y su yo y el de Henry se confunden.

Hay luz al final del túnel

Imagen de Ryan Goslin en la película Tránsito, de 2005
Ryan Goslin

Tránsito es un thiller psicologico bastante tramposete. Está dirigida por Marc Forster (Monster’s Ball, Descubriendo Nunca Jamás, Guerra Mundial Z) y escrita por David Benioff (responsable de Juego de Tronos, Hermanos, o X-Men Orígenes: Lobezno).

Uno de los puntos fuertes de la cinta es el duelo interpretativo entre Ewan McGregor (Trainspotting, La Sombra de la Noche, Star Wars Episodio I. La Amenaza Fantasma) y Ryan Gosling (El Diario de Noa, Lars y una Chica de Verdad, Todas las Cosas Buenas). También sale Naomi Watts (Mulholland Drive, 21 Gramos, King Kong), pero está completamente desaprovechada en un papel muy secundario. Y hay una aparición fugaz de Janeane Garofalo (Cop Land, Mystery Men, Wonderland (Sueños Rotos)), que por desgracia lleva años relegada a roles terciarios o menos 😕

Imagen de la película Tránsito, de 2005

El otro punto destacable de la peli es el aspecto visual, que gradualmente consigue la inmersión del espectador en un caos narrativo en el que aparentemente se mezcla realidad e imaginación. A lo que hay que añadir la cantidad de detalles que aparecen en cada escena (el puente de Brooklyn por ejemplo, que representa el tránsito del título en español), y que pasan desapercibidos en un primer visionado, pero cobran completo sentido después del final.

Imagen de Ewan McGregor y Ryan Goslin en la película Tránsito, de 2005
Ewan McGregor vs Ryan Goslin

El meollo central de la historia no es precisamente original, pero no se ha visto en tantas películas como para que no haya espacio para nuevas interpretaciones del mismo (lo comentaré con algo más de detalle en spoilers). El problema es que, como ya he señalado, está presentado de forma muy tramposa para que intentemos buscar explicaciones en un sentido y no en otro. Y tampoco ofrece nada nuevo que justifique toda la trama una vez empiezas a deducir qué es lo que pasa realmente, algo que puede suceder casi desde el principio, sobre todo si ya conoces alguna otra historia similar, si te has fijado en la leyenda de alguno de los pósteres, o si has visto el trailer.

SPOILERESES

Spoiler
En definitiva, tal como se explica justo al final-final, todo transcurre en un espacio onírico irreal en el momento entre la vida y la muerte de Henry. El truco que desluce por completo el resultado es que nos hacen creer en todo momento que el protagonista es Sam, el psiquiatra, el que ve cosas raras y el que nota que algo raro sucede a su alrededor. De esta forma, la revelación final aunque le da sentido a lo que hemos visto previamente, no lo justifica de forma satisfactoria.

Tráiler de Tránsito

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: