Recordamos… Paseando a Miss Daisy (1989)

TÍTULO ORIGINAL  Driving Miss Daisy
AÑO  1989 NACIONALIDAD  Estados Unidos
DIRECTOR  Bruce Beresford
GUIÓN  Alfred Uhry
REPARTO  Morgan Freeman, Jessica Tandy, Dan Aykroyd, Patti Lupone, Esther Rolle, Joann Havrilla, Crystal R. Fox, Muriel Moore
SINOPSIS  Miss Daisy (Jessica Tandy) es una antipática y autoritaria profesora jubilada de 72 años. Tras sufrir un accidente conduciendo su coche, su hijo (Dan Aykroyd), temiendo por la vida de su madre, contrata a un chófer negro (Morgan Freeman) para que la lleve de paseo. Al principio, la desconfianza de la anciana respecto al tranquilo conductor es absoluta.

Paseando a Miss Daisy es una película de 1989 adaptada de la obra de Alfred Uhry «Driving Miss Daisy». La película fue dirigida por Bruce Beresford con Morgan Freeman y Jessica Tandy en los papeles protagonistas.

La historia define a la señora Daisy (una  ex profesora judía)  y su punto de vista a través de una red de relaciones y emociones que se desarrollan en su casa, en la sinagoga, entre sus amigos y familiares, temores y preocupaciones. Y su Chófer negro Hoke. La película fue ganadora del premio de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas a mejor película en 1989 en lo que, personalmente, considero uno de los pocos aciertos de la misma a la hora de premiar películas.

En 1948 la Señora Daisy Werthan, es una viuda judía de 72 años que vive en Georgia (Atlanta), en compañía de su trabajadora doméstica de color, llamada Idella. Tras  un accidente en su Chrysler , el hijo,  Boolie(Dan Akroyd)  ,  contrata un chófer porque ninguna compañía de seguros desea asegurar a su madre. Ella se niega, pero mientras tanto, está parada en casa incapaz de realizar sus compras, visitar a sus amigos y asistir a la iglesia, por no poder conducir.

Boolie encuentra a  Hoke Colburn (Morgan Freeman). y la señora Daisy en un principio se niega a la ayuda de Hoke, ante el hecho de que las personas puedan pensar que es demasiado vieja y tonta para conducir. Finalmente  llega a aceptar la ayuda de Hoke y el hecho de que ella necesita ayuda  y  como descubre que Hoke no sabe leer, y por su antigua profesión como maestra le enseña a leer.

Cuando la señora tiene que asistir a la fiesta de cumpleaños número noventa de su hermano en Alabama. Hoke le revela,  que es la primera vez que él ha salido del Estado de Georgia. Durante su viaje de Atlanta a Mobile(Alabama), se pierden en el camino y  la señora Daisy presencia el abuso de poder de la ley y los prejuicios raciales y comprende en varias circunstancias  sobre los aspectos sociales y el racismo. Con el tiempo la señora Daisy toma aprecio por Hoke.

En 1965, mientras veían la televisión en la cocina, Idella muere. La señora Daisy entristece por la cercanía y el tiempo que compartió con ella, y acompañada por su familia son las únicas personas blancas en el funeral. Ante los importantes cambio sociales de la época, la señora Daisy observa con especial atención los prejuicios y la discriminación hacia los negros y los judíos por lo que asiste al dicurso en Atlanta de Martin Luthler King, invitando inicialmente Boolie a la cena, pero él se encuentra con prejuicios en su empresa y plantea sobre su posición por  los pensamientos de sus asociados ante la asistencia al acto y sugiere a su madre  invitar a Hoke. La señora Daisy no menciona la invitación a Hoke hasta que él está llevándola la cena. Su renuencia a invitar a Hoke subraya el racismo pasivo que a menudo pasa desapercibido en comparación con el racismo más abierto y agravado.

Pocos años más tarde, Hoke llega a casa de la señora Daisy y la encuentra en un estado de confusion, él llama a Boolie y le dice que su madre se encuentra mal. Antes de la llegada de Boolie logra tranquilizar a la señora Daisy y ella le revela a Hoke que él es su mejor amigo sujetándole mano. Boolie decide que lo mejor para su madre es que sea atendida en una casa de retiro. Dos años más tarde, en 1973, Boolie decide vender la casa de la señora Daisy, y Hoke se ha retirado de la conducción. Hoke ahora cuenta con 85 años y la señora Daisy con 97 años. Boolie y Hoke se reúnen por último en casa de la señora Daisy y parten de ella a la casa de retiro para visitarla. La película termina con Hoke dando de comer una trozo de pastel a la señora Daisy, ambos recordando viejos tiempos y mezclado con la imagen del Hudson que inicialmente Hooke condujo para la señora Daisy, desplazándose por una calle con rumbo al horizonte.

Conozco poca gente que haya visto la historia entera y no haya sentido ganas de llorar ni que haya finalizado con la afirmación de haber visto una película excepcional.  Os animo a que la veáis en cuanto os sea posible! A pesar de que os la haya contado.

Personalmente considero que es una de las pocas películas premiadas por los Óscar que se pueden ver y luego quedar satisfecho de la película. Me ha gustado desde la primera vez que la vi.

[AMAZONPRODUCTS asin=»Paseando a Miss Daisy»]00

0 comentarios en «Recordamos… Paseando a Miss Daisy (1989)»

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: