“Luces Rojas” (2012) – la verdad no existe, son los padres.

Luces_rojas-632871810-large

TÍTULO ORIGINAL Red Lights
AÑO 2012
NACIONALIDAD España
DIRECTOR Rodrigo Cortés
GUIÓN Rodrigo Cortés
MÚSICA Víctor Reyes
FOTOGRAFÍA Xavi Giménez
REPARTO Cillian Murphy, Sigourney Weaver, Robert De Niro, Elizabeth Olsen, Toby Jones, Joely Richardson, Leonardo Sbaraglia, Craig Roberts, Burn Gorman
SINOPSIS Una parapsicóloga y su ayudante intentan desacreditar a un vidente que ha recuperado el prestigio después de haber pasado treinta años sumido en el olvido; el problema consiste en que el cerebro casi siempre nos transmite una imagen distorsionada de la realidad.

Anoche asistí al estreno casero de Luces Rojas, del siempre genial Rodrigo Cortés, con quien tuvimos el enorme placer de intercambiar unas líneas en su momento con motivo del estreno de la película. Pues bien, ayer por fin tuve la oportunidad de verla.

Sigourney Weaver por un lado, y De Niro por otro, aunque llegado un momento de la película todo el protagonismo se centra prácticamente en el tercero en discordia, Cillian Murphy, y se mantiene hasta el final.

Decir en el cartel “El 6º Sentido de este año” es una forma bastante extraña de apartar a la gente de las salas… quién cojones va a ver “la versión española de una pelí del indio de los huevos de oro”? a quién le puede atraer? En fin… al menos no la llamaron “Poderes ocultos” como en latinoamérica. 

Para quien no haya visto aún la película, aunque haya pasado más de 1 año de su estreno, se la recomiendo encarecidamente, no defrauda. Y para los que ya la hayan visto -o sean spoiler fearless-… continuamos tras el salto.

Empiezo con el raje… Estimado Rodrigo Cortés… porqué cojones te tienes que cargar a Sigourney Weaver a mitad de la peli!??!! Y sin motivo, y sin razón, y sin explicar si estaba enferma o algo… Aunque podríamos deducirlo en vista del estado de su hijo. Por un momento pensé -o deseé- que Weaver apareciera al final con un: “Te pillé De Niro! pensabas que estaba muerta, pero no!”… Y efectivamente… Pero no.

Me dolió esa muerte, sin explicación, pero aún así la película continuó, y no decayó, manteniéndose firme como la erección de un adolescente hasta el final, donde Murphy se revela como Todopoderoso. Final que, bueno, no está del todo mal, pero no me termina de convencer…

Durante toda la película estamos del lado de los escépticos, del lado de la cienca, hasta que aparecen los científicos y casi se ponen del lado del farsante con documentación de por medio, y cuando hemos conseguido desacreditar al farsante de De Niro, resulta que tenemos que tragarnos que Murphy es un X-Men… vamoshombre! Me parece una confusión innecesaria… Hubiera sido más coherente con el resto de la película decir que “el espectáculo que montó Murphy al final era todo un truco orquestado por él, la tercera gemela Olsen y el becario”. Aún con esas, el resultado es una buena película, un buen thriller muy muy disfrutable y fotográficamente impecable.