Last days here (2011) – from the cradle to the stage

Last Days Here

TÍTULO Last Days Here
AÑO 2011 NACIONALIDAD USA
DIRECTOR Don Argott, Demian Fenton
REPARTO Bobby Liebling, Sean Pelletier, Phil Anselmo
SINOPSIS El documental sigue a Bobby Liebling, cantante de la banda de rock Pentagram, mientras combate décadas de drogadicción y demonios personales para recuperar el control de su vida.

Last days here, de 2011, es un documental sobre el renacimiento de Pentagram como banda. Más que eso, es la historia de superación de su cantante, Bobby Liebling.

Veamos un poquito tras el salto.
pentagram_Logo

Pentagram… podíamos mal-resumirlos como ‘los Black Sabbath yankis’, y no estaríamos resumiéndolos tan mal… La diferencia? Pentagram nunca llegó a nada, pero no por malos músicos, falta de promoción o fans, no… la culpa de su fracaso se la lleva toda el cantante, Bobby Liebling, y su adicción a las drogas. De esto trata Last days here.

Un súper fan de Pentagram decide investigar sobre la banda, encuentra a Bobby en un estado deplorable, adicto al crack, sucio, malviviendo en casa de sus padres (con casi 50 años) y decide ayudarlo a volver a ser persona y músico, y con ello, intentar hacer resurgir a la banda.

Durante el camino veremos como Bobby se enamora, cómo recae en la droga, cómo lo encarcelan, como progresa como ser humano y al final, cómo consigue volver a un escenario. Un escenario del que nunca debió bajar.

Es una historia bastante penosa, por el estado en el que comienza Bobby en el documental, y todas las penurias que sufre y hace sufrir. Tan sólo mirad cómo nos lo presentan:
bobby liebling
Ahora no está mucho mejor, pero al menos ha ganado unos gramos (de peso), le han puesto dientes y parece que ha dejado de lado las drogas duras. Porque le pegaba a todas todas.

No quiero contar demasiado, porque prefiero animaros a que lo veáis por vosotros mismos… Sólo os digo que merece la pena; es duro, pero tiene un final feliz.

Yo, por mi parte, me voy dentro de 2 días a un festival stoner a conocer en persona a Bobby. Si consigo conocerlo en persona y hacerme una foto con él, editaré este post ;D

Edición: tan sólo 2 días después… aquí va la foto!

No sólo tengo una pequeña galería de fotos con él, sino que he conseguido que me firmara mi copia del Necronomicón de H.P. Lovecraft, llevado a propósito al concierto. No hay un mejor libro para que me dedique el señor Liebling.

Con escupitajo incluido.
Con escupitajo incluido.