DEP Paco de Lucía

13934029551231

No es éste un blog musical, aunque sería de imbéciles no encontrar un nexo entre las artes, pero sí que hay mucho de personal en él, aunque seamos varios los redactores habituales; cada uno tenemos nuestros gustos, muchos afines, otros no tanto (iBanhoe es un Philipine Lover y Die Gon-Jinn un fans del Shyamalan), y de vez en cuando nos dejamos llevar por lo subjetivo, como tiene que ser, para darle salsilla al tema que hablemos.

Hoy me dejo llevar yo.

Acabo de enterarme de la muerte de Paco de Lucía, y me embarga la tristeza. De pequeñito veía que mi padre hablaba de él, incluso tenía unos vinilos (uno en directo, en San Francisco, con 2 señores que de aquella no conocía de nada, John Mclaughlin y Al Di Meola al que tenía bastante apego), pero yo no le hacía mucho caso, prefería seguir con mi magnetofón escuchando mis cintas de “rock para niños”, que pasarán a la historia como documentos inaudibles de mierda lavacerebros cutre y salchichera, pero me gustaban… Hasta que un día lo vi.

No recuerdo cuándo fue, pero entre los 9 y los 13 años, aproximadamente, vi un vídeo en TVE de Paco de Lucía tocando lo siguiente…

Esa velocidad in crescendo, ese sonido, esa templanza de Jedi con gesto inmutable salvo para cerrar más los ojos de lo ya cerrados que los tenía… 2 minutos de pasión, de calma fiereza, de clase y elegancia, de… de… Imaginad la epicidad del momento, y lo que tuve que sentir en mi interior, que lo siguiente que recuerdo es ir a donde estaba mi padre y decirle lo que muchos otros niños y niñas ya habían pronunciado antes que yo: “Papá, quiero una guitarra”.

Descansa en paz, Paco. Te echaremos de menos.

0 comentarios sobre “DEP Paco de Lucía”

Deja un comentario