“Cromosoma 3” (1979) – la última experiencia en terror

DIRECTOR David Cronenberg
GUIÓN David Cronenberg
MÚSICA Howard Shore
FOTOGRAFÍA Mark Irwin
REPARTO Oliver ReedSamantha EggarArt HindleCindy HindsHenry BeckmanNuala Fitzgerald,Susan HoganGary McKeehan

Sinopsis: Un doctor inventa una terapia especial para tratar psicópatas. Una mujer se ve sometida a este proceso de curación, consistente en el cambio de la estructura celular de acuerdo al estado de ánimo del enfermo. Pese a las previsiones optimistas iniciales, el remedio desata la furia de la paciente, que da a luz pequeños monstruos de inusitada crueldad.

Siguiendo el estilo argumental de El pueblo de los malditos (1960), y antes del remake de 1995 a manos de John Carpenter -interesante pero frío-, tenemos Cromosoma 3, una de las obras maestras de David Cronenberg, que sin mucho esfuerzo consigue lo que mejor sabe hacer: acojonar al personal.

Estos angelitos son los protagonistas principales de este PELICULÓN, mayúsculo… Nada de ñoñerías  como La noche de los muertos vivientes (1968)… los zombies ya están muy vistos… el verdadero terror está en los niños… qué acojona más que un niño cabrón? pues es simple, muchos niños cabrones.

Las películas de terror que involucran a críos en sus historias siempre tienen un punto psicológico bastante jodido y que siempre se nos hace un poco difícil de digerir… El pueblo de los malditos (1960), El resplandor (1980), o la española ¿Quién puede matar a un niño? (1976), son algunos de los ejemplos de películas que tienen niños de por medio, y esto siempre nos hace pasar un mal rato. Independientemente de que los niños sean unos hijosdelagrandísimamerkel o sean más caníbales que que el Doctor Lecter, siempre que hay niños en una peli de terror… tragamos saliva. Nos pasa igual que con el maltrato animal… o acaso no sufrimos con el perrete de Soy Leyenda (2007)?

En esta cinta tenemos lo dicho, niños cabrones (y mucho, y muchos), y otros que los sufren.

Cromosoma 3 es una muestra de la radicalidad a la que podía llegar Cronenberg en sus momentos, sin perder el buen oficio de director, creando esta fantástica película que no sólo deberíamos meter dentro del saco del “Terror” o “Terror psicológico”, si no que alberga mucha filosofía sobre la vida en sí misma.

El cineasta se había divorciado recientemente de su primera esposa, Margaret Hindson, con la que se había casado en 1970, y viviendo ya con otra mujer (Carolyn Zeifman), tuvo que enfrentarse a una fea lucha (como casi todas las de este tipo) por la custodia de la pequeña Cassandra, que en ese momento contaba con apenas cinco años; no es excesivamente complicado ver las similitudes con la trama de ‘Cromosoma 3’, más aún cuando Cronenberg acusa a Margaret de vivir en una especie de secta, a donde quería llevar a Cassandra.

vía Blogdecine

Cromosoma 3 es la catarsis de David Cronenberg por su situación personal durante el divorcio con su mujer, como después le sucedió a Andrzej Zulawski, que reflejó en su Posesión (1981), y como a tantos otros artistas les sucedió o sucederá… es inherente del ser humano que nuestros sentimientos se reflejen en nuestro trabajo.

Aunque hoy en día consideremos como uno de los pilares del terror a Cromosoma 3, en su momento, aún siendo bien recibida en taquilla, la crítica la menospreció sobremanera, como a la mayoría de películas de terror diferentes al estándar.

Una película que recomiendo encarecidamente, pero no para poner de compañía con colegas… ésta es de las que hay que ver y disfrutar, y luego, debatir sobre ella.

Y de cara a futuras reuniones… diré que de 1979 a 1991 David Cronenberg tiene su mejor época, aunque esta es una opinión completamente subjetiva y personal.

Después de Cromosoma 3 vinieron Scanners (1981), Videodrome (1983), La zona muerta (1983), La mosca (1986), Inseparables (1988) y El almuerzo desnudo (1991). Estas películas conforman la filmografía de imprescindible visionado del director.