6 en la sombra (2019) – rollercoaster

Cartel de la película 6 en la sombra, de 2019

6 en la sombra la dirige Michael Bay, pero puesto de speed. Qué significa esto? Pues que además de tener explosiones hasta donde no procede, los cambios de plano llegan a marear más que una montaña rusa (en serio, el más largo puede durar medio segundo… la pesadilla del montador).

Continúo tras el salto.

Fotograma de 6 en la sombra, película de 2019

6 en la sombra es realmente divertida como película, y los momentos de acción, que no son pocos, están muy guay. Pero un buen producto termina desluciendo demasiado con un montaje horrible y una música altísima y de mal gusto.

El montaje es tan malo y el speed de Michael Bay es tan bueno, que han dejado de prestar atención a cosas como los espejos retrovisores del Alfa verde… aparecen y desaparecen 10 veces por segundo (en la huída en coche 10 segundos equivalen a 400 cortes de secuencia), y en una película “de primer nivel” que un director “de primer nivel” (lol) no tenga equipo para atender a estas cosas me parece poco menos que un insulto. Y más cuando han puesto la escena del choque donde revientan la mitad del coche (espejo incluído) y 2 segundos después está el coche intacto y con espejos.

Fotograma de 6 en la sombra, película de 2019

En la misma persecución hasta ves las gopro en los coches de los malos.

Fotograma de 6 en la sombra, película de 2019

El chorretón de sangre que sale disparado hacia la cara de una de las protas, desaparece también por momentos, como la gorra de baseball que lleva el conductor.

En MovieMistakes hay un millón de errores más, a cada cual peor… por suerte, no los vi todos.

6 en la sombra se tolera únicamente por los diálogos coñeros, liderados principalmente por Ryan Reynolds, porque la fotografía es excelente y porque algunas escenas de acción son impresionantes, lo demás? un largo y pesado videoclip de 2h montado por alguien con poco tiempo y mucha droga.

Fotograma de 6 en la sombra, película de 2019

Tómate esta crítica como una recomendación para verla, y para no verla. Es ambas. A mí con una vez me llegó.

El tráiler

Deja un comentario