Un poco de…..cine ruso (II)

Salida de la crisis: Como vimos al final de la primera parte, el cine soviético se había quedado inmerso en una crisis a finales de los 40  y se establecería durante gran parte de la nueva década. La culpa principal de todo ello, lo tuvo la Guerra Fría. El crecimiento como potencias de EE.UU. y de la URSS y la hegemonía que tenían en sus respectivas áreas de influencia conllevó a que el Estado tirara una vez más de la propaganda para diseminar la semilla anti capitalista y el ensalzamiento del régimen comunista como si fuera un auténtico dogma de fe y modo de vida.

Pero como dice una frase popular “no hay mal que cien años dure”  -salvo el gusto cinematográfico de Jal; podría vivir mil años sin cambiar sus lamentables peliculones  xDDD-, así que en el último tercio de esta década el cine soviético sale de la oscuridad con la película Cuando pasan las cigüeñas (1958) dirigida por Mikhail Kalatozov, esta cinta sería ese mismo año ganadora en el prestigioso Festival de Cannes, si bien este mismo director había realizado otra película unos años antes no menos destacable como Tres hombre en una balsa (1954).

La resurrección del Fénix: El haber conseguido la Palma de Oro en el festival de Cannes produjo que de nuevo las miradas de Europa se volvieran hacia el cine soviético,  si bien esto no fue fruto de la casualidad, pues una nueva generación de cineastas  en este momento saldrá a relucir con nombres tan notables como Shukshin, Klimov, Konchalovsky, Mihalkov -hermano de Konchalovsky que empezaría como actor antes de pasarse a la dirección a finales de los 60-,  Kózintsev, Chujrái o el sublime y más importante director de esta nueva hornada -y favorito de Jal xDDD- Tarkovski.

 

El gran maestro del cine soviético Andrei Tarkovski

 Desde finales de los 50 y en las décadas siguientes todos estos cineastas darían como resultado una nueva ola de cine en el que volveríamos a tener una serie de títulos tan interesantes como:

La infancia de Iván (1962), Andrei Rubliov (1966), Solaris (1972), El espejo (1975), Stalker (1979), realizadas por el gran Andrei Tarkovski.

Don Quijote de la Mancha (1957), donde colaboraría el escenógrafo exiliado Alberto Sánchez, Hamlet (1964), El rey Lear (1969) dirigidas por Grigori Kózintsev.

La balada del soldado (1959), que supuso un hito al ser estrenada en los propios EE.UU en 1960 -en plena Guerra Fría y siendo nominados al Oscar al guión original-, Cielos despejados (1961), filmadas por Grigori Chujrái.

El primer maestro (1966), Tío Vania (1970), Romance de enamorados (1974), Siberiada (1979), realizadas por Andrei Konchalovski.


Andrei Konchalovski

 

Amigo entre mis enemigos (1974), La esclava del amor (1976), Pieza inconclusa para piano mecánico (1977), realizadas por Nikita Mihalkov.

 
Nikita Mihalkov, hermano del también director Konchalovski

 

 Los años 80 y el cine actual: Los años 80 trajeron un nuevo cambio a la sociedad soviética, la época del Glasnott y la Perestroika supuso una apertura en la creatividad de los cineastas, eliminando la censura hasta el momento establecida y pudiendo tocar temáticas anteriormente prohibidas. También como consecuencia de esta época aperturista, desde el mismo Estado se desarchivaron multitud de cintas antes “raptadas” por la censura en años anteriores.

En este período cinematográfico podemos destacar las cintas:

Larisa (1980), Vida y muerte de Rasputín (1981), Adiós a Matiora (1983), Masacre, ven y mira (1985), cuya firma corresponde a Elem Klimov.

 
Elem Klimov

 

Los amantes de María (1984), Ansias de vivir (1986), Vidas distantes (1987), El círculo de poder (1991), Lumière y compañía (1995), La casa de los engaños (2002), dirigidas por Andrei Konchalovski –que en esta época desarrollaría su carrera en EE.UU-

Sin testigos (1983), Ojos negros (1987), Urga, el territorio del amor (1991), Quemado por el sol (1994), El barbero de Siberia (1998), filmadas por Nikita Mihalkov.

Por supuesto hay muchas más obras y directores a reseñar, pero también títulos que no me han aportado nada y que sin embargo para otros  han sido peliculones -empleando expresión pura y dura de Jal y siempre y cuando tuviera el mismo gusto que él cosa que no compartiré xDDD- como Soviet, la respuesta (1985), dirigida por Mikhail Tumanisvili y que fue la réplica a Rambo o más recientemente la trilogía compuesta por los títulos Los guardianes de la noche (2004), Los guardianes del día (2007) y la aún inédita -al parecer será lanzada en el 2012- Los guardianes del crepúsculo realizadas y escritas  por Timur Bekmambetov.

Esto ha sido un pequeñísimo repaso de un cine que para muchos puede ser desconocido, espero que al menos os haya despertado el gusanillo y veáis alguno de los títulos más emblemáticos, no os defraudarán -salvo si eres Jal xDDDD-,

Fin de la segunda y última parte…??