The Fr33k Files: Hannibal Lecter

 Este es el nombre de uno de nuestros psycho killers favoritos, el elegante, oscuro y antropófago “Doctor Hannibal Lecter” -también apodado “Hannibal el Canibal”. Personaje de ficción creado por el autor Thomas Harris, ha protagonizado hasta el momento 5 películas con diversos rostros y en distintas épocas.

Su presentación en sociedad fue a manos del director Michael Mann en el año 1986 con la película Manhunter, en la cual el personaje tenía el rostro del actor Brian Cox.

Brian Cox, el primer Hannibal.

 Años más tarde, Anthony Hopkins pondría rostro al personaje en 3 películas, “El silencio de los corderos” (1991), “Hannibal” (2001), y “El dragón rojo” (2002), que supuso la primera de las precuelas y el remake de la película del año 86 mencionada anteriormente.

Anthony Hopkins, el Hannibal más famoso.

5 años más tarde nos encontraríamos con la segunda precuela, donde por razones obvias el papel de Hannibal recaería en Gaspard Ulliel que daba vida al canibal en su juventud en el título “Hannibal, el orígen del mal” (2007).

Gaspard Ulliel, el Hannibal más joven.

Biografía: A lo largo de estas 5 películas -realmente 4 si tenemos en cuenta que una es un remake- vemos la vida del futuro psycho killer en diversas estapas, que por cronología quedarían establecidas de la siguiente forma:

En el título “Hannibal, el orígen del mal” (2007), veremos las experiencias que viven Lecter y su difunta hermana -llamada Mischa- a finales de la Segunda Guerra Mundial  desde su pubertad, pasando por su entrada en la universidad,  el nacimiento del psycho killer y como consecuencia de ello, la variación en sus gustos culinarios.

En “Manhunter” (1986) y “El dragón rojo” (2002) seremos testigos de su captura por el FBI y su posterior condena -ganándose incluso un admirador –Tooth Fairy-, dicho psicópata es la razón por la cual el agente que capturó a Lecter; Will Graham se verá forzado a pedir la ayuda de Hannibal produciéndose un reencuentro entre el agente y el doctor.

En el siguiente título “El silencio de los corderos” (1991) observaremos su colaboración para atrapar a otro psycho killer –Buffalo Bill– engañado por el FBI y su posterior fuga en una avioneta para “cenar con un viejo amigo” como dice el mismo Lecter -en clara referencia al Dr. Chilton, jefe médico del centro psiquiátrico donde estaba confinado Lecter antes de su fuga-.

 

 

Por último en “Hannibal” (2001) viviremos de primera mano el descubrimiento del paradero de Lecter y el reencuentro que tiene con Clarice Starling -la agente que conoce en la cinta del año 91- y su posterior fuga de la justicia -aunque en la película no dice a donde, os diré que según la novela original acaba por esconderse en Argentina-.

Best Weapon: Sin duda, su mejor arma es su inteligencia, acompañada de su tendencia mordisqueadora y su destreza trepanando cerebros con el bisturí -que le pregunten a Ray Liotta que podrá dar detalles-.

Tendencia psicótica: Mucha y muy variada, desde instrumentistas de grandes orquestas que desafinan, pasando por enfermeras, policías, e incluso ricachones homosexuales.

Poderes especiales: Realmente ninguno, salvo que ha sobrevivido a varios disparos efectuados contra él por el agente Will Graham y un estómago a prueba de bombas donde aún debe estar digiriendo el “hígado acompañado de habas y un buen chianti” de uno que tuvo la genial idea de acercarse a su casa a hacer el censo -ver vídeo-.

Escenas memorables: En las cintas hay unas cuantas, desde su refinado estilo cuando tras comer la cara de un polícia y aporrear a otro salvajemente se pone a escuchar en un magnetofón de cinta música clásica, siguiendo con sus trabajos manuales con Ray Liotta y un bisturí -escena donde destapa el cráneo como levantando una tapa de una cacerola-, hasta su gusto por la hostelería y cocina sirviendo un paté  con una pinta deliciosa -según una de las comensales- de una de sus víctimas .

Hábitat: Podríamos distinguir entre su hábitat forzado, consistente en una celda totalmente de cristal reforzado que puede estar totalmente vacía con un televisor y un programa cristiano -versión Hopkins- o bien una celda de rejas, cuyas dos terceras partes tienen cristal para evitar que meta la mano entre las rejas y haga alguna “gracia” -versión Cox-. El otro hábitat, el voluntario puede ser en Baltimore, Florencia, Argentina….

Este es sin duda uno de los psycho killers preferidos y quizás de los más carismáticos de la última parte del siglo XX. A continuación os dejo con algunos vídeos donde podréis ver a los distintos Hannibal -no aconsejado para niños-. Disfrutad!!!