Los siete samurais (1954)

 Sinopsis: Los habitantes de una aldea son continuamente atacados por una serie de malhechores. Para cambiar esta situación, deciden contratar un grupo de samurais para que los defiendan y pongan fin a los constantes ataques que sufren…

Estamos ante una auténtica obra maestra –por mucho que a Jal le cueste entenderlo xDD-. Esta cinta ha sido referencia en la historia del cine, hasta tal punto que un gran director como John Sturges contaría la misma historia tan sólo 6 años más tarde, pero trasladando el japón feudal a las explanadas del lejano oeste americano.

En la cinta podemos contemplar el buen hacer de actores como Takashi Shimura, Keiko Tsushima o la actriz Yukiko Shimazaki entre otros, todos ellos con amplias y reconocidas carreras en Japón.

Dirigida por uno de los 3 grandes directores nipones en toda su historia como es el gran Akira Kurosawa -otro que Jal no entiende para nada xDD-, esta cinta está protagonizada por Toshiro Mifune -actor fetiche de Kurosawa– uno de los pocos actores japoneses que han logrado trabajar en Hollywood asiduamente.

 

Los siete samurais con Toshiro Mifune -Kikuchiyo- a la cabeza

 Toshiro Mifune fue el precursor de los actores japoneses que pueden presumir de haber trabajado asiduamente en Hollywood, siendo digno antecesor de actores como Ken Watanabe -visto en El último Samurai (2003), Cartas de Iwo Jima (2008) u Origen (2010) o Ken Takakura, visto en Yakuza (1974) o Black Rain (1989)-

Como muestra de su filmografía a Toshiro Mifune lo podemos ver en títulos como Escándalo (1950), Rashomon (1950), El idiota (1951), Trono de sangre (1957), Los bajos fondos (1957), El hombre del carrito (1958), La fortaleza escondida (1958), Yojimbo (1961), Barba Roja (1965),  Grand Prix (1966), Infierno en el pacífico (1968), La batalla de Midway (1976), o Muertes de invierno (1979).

El actor fetiche de Kurosawa, Toshiro Mifune

Del señor Akira Kurosawa diré que este hombre ha inspirado a directores tan importantes de la industria del cine como George Lucas -su gran éxito la saga de la Guerra de las galaxias no deja de ser una historia de samurais pero en lugar de katanas tienen sables láser-, Francis Ford Coppola, Steven Spielberg, John Sturges, Martin Scorsese….la lista sería interminable, y si tenéis la suerte de ver algunas entrevistas de estos grandes cineastas todos reconocen que sin Akira Kurosawa, su cine no sería el mismo.

Culpa de la gran influencia de este cineasta sobre todos los mencionados anteriormente lo tiene su filmografía, extensísima y de gran calidad, destacando títulos como No añoro mi juventud (1946), Un domingo maravilloso (1947), Rashomon (1950), Escándalo (1950), El idiota (1951), Trono de sangre (1957), Los bajos fondos (1957), La fortaleza escondida (1958), Yojimbo (1961), El infierno del odio (1963), Barba roja (1965), Dersu Uzala (1975), Kagemusha, la sombra del guerrero (1980), Los sueños de Akira Kurosawa (1990), Rapsodia en Agosto (1991) o Madadayo (1993).

 

Akira Kurosawa, uno de los 3 genios del cine nipón

Esta película sería nominada a los Oscar en las categorías de Mejor dirección artística en B/N –So Matsuyama– y Diseño de vestuario –Kohei Ezaki-.

Entiendo que mucha gente le sea más difícil de digerir una cinematografía como la nipona, totalmente alejada de las técnicas e historias occidentales pero señalar que Kurosawa está reconocido como uno de los grandes directores de todos los tiempos.

En fin, una película que es recomendable desde cualquier ángulo que se mire, donde se hace un canto contínuo a la integridad, el valor y la obligación moral de ayudar al prójimo. Como siempre os dejo con un trailer de esta película, disfrutad de esta joya del cine!