Las ventajas e inconvenientes del “Product Placement”

Hace poco dimos la voz de alarma con un post sobre la cadena Cuatro y su forma de colarnos publicidad “encubierta” (que no subliminal) dentro de la serie Mentes Criminales. Al menos en 2 episodios aparecieron marquesinas publicitarias de Real Steel, la última película de Hugh Jackman, y otra de las gafitas de Alain-Afflelou. La polémica no está en que se publicite X o Y, si no en que “en la serie original no hay marquesina alguna y no se publicita nada”; ¿porqué entonces tenemos que ver en Cuatro publicidad encubierta? Y metiéndonos en “rollo legal”: ¿porqué no apareció la mosca de “publicidad” en los momentos en que salía la marquesina?

En fin, veamos primero lo que es el Product Placement:

Las series (y sus productores, creadores, guionistas, actores, etc…) no viven de su audiencia, si no de la publicidad que quiere aparecer en ella. Si la serie “X” triunfa y gusta a la gente, es lógico que los anunciantes del corte publicitario sean quienes más paguen por estar ahí, promoviendo sus productos y llegando a más gente, a más público.

Pero no sólo de esa publicidad viven las series, y ahí es donde entra el Product Placement Ético.

En “X” serie el actor, en determinado momento de la trama, tiene que utilizar un ordenador portátil, de modo que los creadores de la serie se ponen en contacto con diversas marcas para ver a cuál le interesa estar ahí… Apple? Microsoft? Dell? Mountain?

Diréis: ¿Microsoft desde cuándo fabrica ordenadores? – Efectivamente, nunca lo ha hecho, pero en multitud de series como Smallville o El Mentalista vemos como los “monitores Windows” pueblan las oficinas de medio USA.

No obstante es una marca directamente relacionada con el mundo informático, de modo que no es intrusivo.En fin, nuestro personaje tiene que usar un ordenador, y el que más a mano tiene es un… “Macbook Pro”, ¿porqué? ¿porqué es un buen ordenador? al margen de eso, es porque Apple pagó más que Dell por aparecer en esa serie, o porque a los demás no les interesaba.

Fringe: todos los todoterreno y coches en general son Ford, y se ve la marca siempre que aparcan o conducen… Está bien, porque los personajes tenían que coger un coche en ese momento. Simplemente Ford pagó más que Chevrolet por aparecer.

House: escena de aeropuerto… voz de fondo “el vuelo con destino a Madrid de la compañía Iberia…”. Vale, es más que probable que en un aeropuerto se indique un vuelo a Madrid y de la compañía Iberia, aunque en el audio original ni la menciona… Está bien, adaptamos el audio de una manera sutil que no resulte excesivamente extraño, aunque el resultado sea muy cutre.

Resumiendo: Product Placement Ético y no-intrusivo

Publicitamos un producto, bien o servicio, allí donde exista ese producto, bien o servicio. Simplemente quien pague más, aparecerá.

Vamos al Product Placement Ético y semi-intrusivo (pero por lo vergonzoso que resulta).

Pongámonos en situación: la familia Martín, de Médico de Familia, desayuna una mañana cualquiera, y en la mesa no vemos un bote de mermelada, un cartón de leche y una bolsa de pan de molde… vemos un bote de La Bella Easo de 100% fresas recogidas a mano, un cartón de Leche Entera Pascual y una bolsa de Pan Bimbo… y mira tú, todos los botes apuntan con la marca a la cámara…




Cambio de plano, y… todos los botes siguen mirando a cámara…

Este otro video de Youtube resulta más “esclarecedor” aún:

Es ético, porque en la mesa de desayuno es normal, y se espera que haya lo publicitado, pero es semi-intrusivo porque resulta ridículo que la marca siempre esté en primer plano. Igualmente ridículo queda coger una lata de refresco dejando ver la marca en todo momento, y decir después, por si no quedó claro: “Ay, qué rica esta COCACOLA…!”. (Esta misma escena sería “no-intrusiva” si no mencionáramos la marca y no la mostráramos entera… la gente ya asocia a la empresa Coca-Cola una lata de bebida de color rojo. Aunque pusieramos Mierda-Cola, íbamos a leer Coca-Cola igualmente, pero Telecinco es así, cobrar por cobrar)

Resumiendo: Product Placement Ético y semi-intrusivo

Publicitamos un producto, bien o servicio, allí donde exista ese producto, bien o servicio. Simplemente quien pague más, aparecerá. Y que la marca se vea en todo momento para tener contento a quien la ha contratado.

Y otro caso, el que más nos debería preocupar es el Product Placement Virtual (como han querido llamarlo los comerciales de MPG-Media Contacts en colaboración con Havas Sports & Entertainment), aunque prefiero llamarlo como lo que es, “Product Placement No Ético e Intrusivo 100%“, que se basa en poner cosas donde no las hay, ni la trama las pide.

Al margen de su legalidad o no, por no mostrar la “mosca de publicidad” en pantalla, ¿porqué si los creadores de Mentes Criminales no pusieron una marquesina de publicidad en un plano, lo tiene que meter Cuatro?

Hay quien defiende estas acciones diciendo que “prefiero eso a que me bombardeen con anuncios de 20 minutos entre las películas…”. El problema, o los problemas de estas afirmaciones es que:
1. no dejan de existir los anuncios entre series/películas. Es lo que se llama corte-publicitario, y guste o no, está ahí y tiene su función, que es financiar los programas que nos gustan.
2. ya no estás viendo la peli/serie que te gusta, si no un producto manipulado por X cabezas que, por ganar unos euros más, metieron cosas donde no las había, para tener contento al contratante.

Otros se hinchan de orgullo diciendo: “pues no las veas”, o “encima de que las ves gratis…”

No se trata de ver las cosas gratis, o querer las cosas gratis… No estamos hablando de la filosofía de “todo gratis” que tiene mucha gente. De lo que se trata aquí es de “ver las cosas tal y como fueron creadas”. Vamos, que si me compro un coche SEAT, no quiero que tenga un logo de Citröen ni una radio de FORD, por mucho mejores que sean.

Veamos un posible ejemplo si permitimos este tipo de actividades: “Luke Skywalker termina de montar su sable láser después de que su padre le cortara la mano… y en la base del sable leémos en primer plano: “Designed by Apple in California. Assembled in Tatooine”… o que en la pechera de Darth Vader, debajo de sus botones vemos el logo de PIONEER.

Pero claro: “como lo vemos gratis en la tele, tenemos que tragar con ello…” Y UN CUERNO!

Los espacios y cortes publicitarios están para lo que están, y se acabó. La única publicidad que deberíamos consentir dentro de las películas/series, sería la que se suele hacer, y es la auto-promoción de la cadena, con “no te pierdas la película de la semana”, o “después de este episodio…”

No diré que la emisora Cuatro se esté jugando sus permisos de emisión, pero sí se juega la poca credibilidad que le quedó como cadena después de aliarse con Telecinco.