“300: El origen de un imperio”

Intentando vivir de las rentas que le dejó 300, apenas llega al retraso mental. Lenta, pausada, aburrida, combates que no llaman la atención, después de los visto en su predecesora y lo peor… una utilización del CGI para los chorretones de sangre que provocan más carcajadas que impacto.

Mimá, los enemigos sueltan tanta sangre que parecen globos de agua.

Trinity

Y es cierto, en Grecia no tenían venas, era todo un entramado de arterias desconocido por la anatomía humana, por no decir que cada ser humano de aquel entonces cargaba con un mínimo de 12 litros de sangre por metro de cuerpo. Sólo así se explica la cantidad de litros y chorros y desanguinación que sufre cada uno en la batalla.

Otras casi 2 horas perdidas, que ni las batallas ni las 4 domingas que salen consiguen aumentar el entretenimiento ni un ápice. La escena de sexo entre Artemisia y Temistocles es gratuita por completo, no aporta nada ni a la historia, ni a los personajes ni consigue calentar al personal.