Spider-Man: Un nuevo universo (2018)

Cartel de Spider-Man: Un nuevo universo

Spider-Man: Un nuevo universo es la última película de animación del hombre araña. Una pequeña obra de arte al ritmo de la ciudad de NY, con claqueteo de spray grafitero.

Ambientada en la línea de cómics de Spider-verse, nos presenta al nuevo Spider-Man, Miles Morales, un chaval del Bronx que, al igual que Peter Parker, sufre una mordedura de una araña radiactiva. Miles es súper fan del hombre araña, y en la búsqueda de respuestas sobre su nueva condición, descubre un laboratorio secreto donde Spider-Man y el Duende Verde están teniendo una pelea bastante tocha.

En esa pelea Spider-Man, Peter Parker, muere y Miles Morales hereda la obligación de terminar con la misión encomendada.

En el laboratorio Kingpin pone en marcha un acelerador de partículas tuneado para intentar traer a la vida a su mujer e hijo, muertos hace tiempo por culpa de Spider-Man (según Kingpin). La activación de este acelerador provoca que en «nuestro» Nueva York aparezcan otros Spider-Man’s de otros universos.

Fotograma de Spider-Man: Un nuevo universo
Spider-Ham (John Mulaney) Peter Parker (Jake Johnson), Spider-Gwen (Hailee Steinfeld), Spider-Man Noir (Nicolas Cage), y SP//DR.

Por un lado tenemos a Peter B. Parker, como Spider-Man. Una versión más en la línea habitual del hombre araña y con todos los arcos argumentales ya vividos. Está un poco hasta las pelotas del mundo y de sus poderes. Aún así, es un Spider-Man original y hará lo necesario para vencer al malo.

Por otro lado está Gwen Stacy, encarnando a Spider-Woman o Spider-Gwen. Viene de un universo en el que ella sufrió la mordedura y no Peter. Adentrándonos en la historia del personaje, en los cómics, su Peter Parker, acosado en el instituto, termina convirtiéndose en un lagarto gigante, y tras una pelea muere a manos de Gwen.

Spider-Man Noir, una versión detectivesca del personaje, en blanco y negro, venido de un universo donde no existe el color. Se maravilla con un cubo de Rubik. El personaje está ambientado en los años 30, salido de la línea Marvel Noir. En la versión original de la película la voz se la pone Nicolas Cage.

Spider-Ham, o Spider-Cerdo, alter ego de Peter Porker. Se mueve y habla con un dibujo animado, y tiene sus mismos recursos. Este personaje existe en Tierra-8311, que es un universo pohlado por parodias animales caricaturizadas de súper héroes y súper villanos de Marvel.

Peni Parker y SP//DR, una versión infantil anime. Una niña y su robot araña, construído por su padre y pilotado por una araña radiactiva con la que Peni comparte un vínculo mental.

Los 5, juntos, tendrán la misión de detener a Kingpin y revertir los efectos de su colisionador. El motivo no es sólo el obvio de detener al malo, sino que cuanto más tiempo transcurre, más se deteriora el estado de todos los que no están en su propio universo.

Fotograma de Spider-Man: Un nuevo universo

En el bando contrario tenemos a un Kingping enormemente monstruoso, tanto físicamente como intencional. No le importa reventar 5 universos con tal de tener lo que quiere. Evidentemente inspirado en el Kingpin de Bill Sienkiewicz. Un cuerpo enorme, una cabeza pequeña. Una maldad sin límites.

Acompañando al final boss tenemos a Duende Verde, que sólo vemos al principio peleando con el Spider-Man original (de este universo). Y más adelante, como comparsa tenemos al Escorpión, Tombstone y Olivia Octavius.

La historia funciona, y se ríe bastante de lo clichés del género superhéroe. Cómo te puedes reír de las películas que cuentan la génesis del personaje? Pues contándola 5 veces en la misma película para cada uno de los personajes.

Al final tenemos una historia normalita pero bien hecha en el que prevalece la máxima de Stan Lee, que se imprime al final, con la entrada de los créditos:

Aquella persona que ayuda a los demás porque debiera o debe ser hecho, y porque es lo correcto, es sin lugar a dudas, un verdadero superhéroe.

La animación de la película es fantástica, pero tengo que dividirla en 2 grupos: ambiente y persona.

La ciudad, los coches, árboles, la física… es de un realismo brutal. Por momentos dudé (dudo) si hay mezcla de elementos reales dentro de la animación, para crear esa fantasía de realidad. Me dejó gratamente sorprendido.

Ahora, con el movimiento de las personas, no lo termino de ver claro. Se mueven con menos fotogramas que el ambiente y provoca unos saltos que no me terminan de gustar. Cuando hay movimiento de acción no ocurre, pero en situaciones cotidianas sí. No sé. Lo que sé es que el añadido de tramado y color a las escenas de acción es pura fantasía. Es como ver un cómic en movimiento.

Sea como fuere, técnicamente, Spider-Man: Un nuevo universo es sobresaliente, la historia es simpática y está muy bien llevada. Da gusto ver cómo se consigue renovar un poco a un personaje que lleva viviendo refritos toda su existencia en la gran pantalla. En ZM siempre seremos más de ver nuevos personajes y héroes que un refrito de los mismo de siempre. Aquí tenemos una mezcla de ambas: un superhéroe de siempre que quiere demostrar que no lo es.

Os dejo el tráiler y mi recomendación para que veáis Spider-Man: Un nuevo universo. Está en Netflix ahora mismo.

El tráiler

Nostalgia

Stan Lee, fallecido a finales de 2018, dejó su voz presente en esta película, encarnando a un señor que tiene una tienda y vende un disfraz de Spider-Man a Miles Morales. Pero no sólo ahí, hay diversos cameos camuflados por toda la película.

Al final de los créditos, se dedica la película a la memoria de Stan Lee y Steve Dikto.

El meme hecho realidad

Al final de los créditos se hace una incursión en el episodio de la serie de animación de Spider-Man de 1967, que hoy tenemos como meme de referencia para según qué cosas.

Os dejo la escena original, para que comparéis cuando hayáis visto la película.

De paso, os aconsejo echarle un ojo al artículo que escribió mi camarada D.Ego, sobre «un Spider-Man negro».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: