Porco Rosso (1992), tócala otra vez

Porco Rosso - poster
TÍTULO ORIGINAL:
Kurenai no buta
NACIONALIDAD:
Japón
AÑO:
1992
DURACIÓN:
94 min.
DIRECTOR:
Hayao Miyazaki
GUIÓN:
Hayao Miyazaki
MÚSICA:
Joe Hisaishi
FOTOGRAFÍA:
Atsushi Okui
REPARTO:
Animación

Sinopsis de “Porco Rosso”

Período de entreguerras. Porco es un cerdo aviador que frustra todos los actos de piratería perpetrados por los piratas aéreos del Adriático. Éstos, decididos a acabar con el valiente y hábil aviador, se ponen de acuerdo para contratar a un aventurero americano cuya misión será eliminarlo.

Mejor ser un cerdo que un fascista

Porco Rosso es la sexta película del Estudio Ghibli; está escrita y dirigida por Hayao Miyazaki y cuenta con una estupenda banda sonora del inevitable Joe Hisaishi. Como es tristemente habitual con las películas del Estudio, sobre todo con las primeras, tuvo un gran reconocimiento internacional al tiempo que una dispersa distribución. Se estrenó en 1994 en España, siendo el primer país que la dobló a otro idioma, donde tuvo un gran éxito.

Porco Rosso 01

El argumento en sí no es muy sorprendente: una historia lineal que aúna elementos clásicos del género negro mezclados con un poco de aventura para ofrecernos un entrañable y apasionante canto al amor, el honor y la amistad.

Porco Rosso 02

Estamos ante una de las producciones más “realistas” de Miyazaki, a pesar de que la premisa central sea que el protagonista ha sido convertido en un cerdo humanoide por una maldición 😄. También es una de las más “occidentalizadas”. Y, además, es en la que se hace más palpable, por un lado, la conocida fascinación del autor por los artefactos voladores y los paisajes aéreos y, por otro lado, su crítica hacia los regímenes totalitarios.

Porco Rosso 03

Ya lo he comentado en otra ocasión, pero a mí casi todas las películas de Miyazaki me dan la sensación de que son una pequeña parte dentro de una historia mayor, aunque nunca se han explotado en este sentido, con secuelas, precuelas o productos derivados que rellenan huecos en la trama. En este caso, este hecho también es mucho más patente pues da la impresión de que estamos ante el episodio piloto de una típica serie de aventuras ochentera: protagonista carismático, secundarios bien construidos, escenario definido, situaciones recurrentes…