Outrage Beyond (2012), aún más escandaloso

Sinopsis

Otomo sale de la cárcel dispuesto a derrocar al clan Sanno, que lo dio por muerto años atrás. A esta venganza personal se suma una guerra entre familias rivales y, también, la ofensiva de las fuerzas de la ley contra el crimen organizado.

Otra vuelta de tuerca

Outrage Beyond supone una novedad en la filmografía de Takeshi Kitano principalmente porque es la primera secuela que dirige. Aunque, teniendo en cuenta que esta continuación ya se anunciaba al final de la anterior entrega y la pequeña diferencia entre ambas fechas de estreno, es posible que la historia estuviera pensada de antemano como un díptico, antes que como una segunda parte gratuita realizada para aprovechar el éxito de la primera (conste que desconozco la verdad sobre esto y tampoco me he molestado demasiado en investigarlo).

Outrage Beyond dedica su primera mitad a ponernos en situación sobre lo que ha pasado después del final de Outrage. No todo quedó tan atado y bien atado como podía parecer y las familias yakuza siguen envueltas en piques y traciones, al tiempo que aumentan su ambición extendiendo su corrupción hacia ámbitos políticos.

Podría parecer que la película es una repetición de la misma historia, pero es a partir de la segunda mitad cuando descubrimos que, si Outrage se acercaba en temática a las clásicas cintas de yakuzas, esta secuela es más próxima a la visión de Kitano del género, con un conflicto más enfocado en la venganza que en la ambición, con un mayor desarrollo de los personajes que se presentaron (y sobrevivieron) a la primera parte y con un protagonista cansado de su pasado que busca la redención o una nueva vida lejos de lo que ha dejado atrás, o eso parece.