Los Vengadores (2012) y la primera oleada de Marvel Studios

Marvel Studios es una compañía subsidiaria de Marvel Entertainment creada en 1996 para gestionar las licencias de los personajes Marvel en sus adaptaciones a otros medios, manteniendo el control de pre-producción sobre el guión, la selección de director, casting… cediendo todo el paquete a un gran estudio que sería el encargado del rodaje y la distribución. En 2004, empezaron a hacer planes para auto-financiar y realizar sus propias películas, coincidiendo con la recuperación de los derechos fílmicos de varios personajes. A partir de esta maniobra, no solo se adaptaron los personajes de la compañía, sino que también se adaptó el concepto de “universo compartido” haciendo que todas las películas tuvieran un mismo transfondo.

Iron Man (2008). Es, de lejos, la mejor de todas. Sirve perfectamente de presentación del personaje de Tony Stark y sus circunstancias. Se toma su tiempo para introducir todos los elementos que necesita, pero tiene un buen ritmo, en ningún momento da la impresión de que la narración se estanque. La película toca temas delicados, como la hipocresía de la fabricación de armas, pero sin caer en una moralina machacona. Es una buena película de acción, con momentos divertidos pero sin caer en el humor pueril de otras adapataciones de superhéroes. Las peleas están muy bien rodadas y son perfectamente visibles, lejos de la moda de rodar con “tembleque”, aunque da la impresión de que la acción no es algo que se le dé muy bien a Jon Favreau.
Nick Furia, director de SHIELD, habla con Tony Stark sobre la Iniciativa Vengadores, anticipando todo lo que vendrá a partir de aquí.

El Increíble Hulk (2008). Aparentemente no hay ningún guionista que sepa qué hacer con el personaje a partir de la premisa “hombre muy listo se enfada y se convierte en un bruto superfuerte”; en los tebeos en los que Hulk apenas hablaba (hace unos 25 años) había textos de apoyo que completaban la historia, algo que no es fácilmente adaptable a una película. A lo mejor deberían probar a hacer a Hulk un poco más listo (y comunicativo) o profundizar en la dualidad y el enfrentamiento Banner/Hulk… pero no sé, es una idea demasiado arriesgada que no se le ha ocurrido antes a nadie xD
La película es básicamente igual que la de Ang Lee de 2003, con la diferencia de que ésta ofrecía un aspecto visual novedoso con esas transiciones de escenas homenajeando a las viñetas. Y Jennifer Connelly es mejor que Liv Tyler… aunque Edward Norton sea mejor que Eric Bana… pero Tim Roth es mejor que todos ellos juntos xD Además, se nota que han recortado las partes de desarrollo de personajes para primar las escenas de acción, lo cual hace que muchas situaciones se vean forzadas y carentes de sentido.
Hay una aparición de Tony Stark, que comenta que está reuniendo un equipo, y se menciona el Proyecto Supersoldado. Las pantallas de noticias sobre Hulk se repiten en “Iron Man 2”. Y se supone que la tormenta que cae mientras Hulk y Betty están en la cueva, es la misma tormenta que trae a Thor a la Tierra. Por todo ello se puede pensar que las 3 películas narran hechos paralelos transcurridos en el mismo período de tiempo.
Como curiosidad, existe un comienzo alternativo en el que Hulk provoca el derrumbamiento de un glaciar en el Ártico y entre el hielo, fugazmente, dicen que se puede vislumbrar al Capitán América congelado.

El 31 de Diciembre de 2009, The Walt Disney Company compró Marvel Entertainment.

Iron Man 2 (2010). Tiene un buen comienzo, pero se acaba hundiendo con momentos ridículos y un desarrollo y desenlace pesados y soporíferos. El problema de la mayoría de las secuelas es que se busca que tengan un envoltorio más ruidoso, con más explosiones y más acción, pero se pierde por completo el contenido. Las secuelas de películas de superhéroes tienen el handicap añadido de que se saturan con miles de referencias a diferentes historias de los tebeos que acaban ahogando la narración, y además crean tramas que no avanzan ni llegan a ningún sitio. El alcoholismo de Stark, que ya se intuía en la primera parte, se trata aquí con la misma profundidad que si fuera una comedia de adolescentes pasados de vueltas (o como si Peter Parker enfrentándose a su lado oscuro se convirtiera en Tony Manero). La excelente caracterización de Stark vista en la primera parte, aquí va en piloto automático… y aún empeorará. El desarrollo de personajes secundarios es pobre y se ve eclipsado por la diva. Lo más destacable nuevamente las escenas de acción, muy bien rodadas, aunque mal desarrolladas y finalizadas. Paradojicamente, las mejores peleas son las de La Viuda Negra, y eso que apenas sale.
Nick Furia habla con Tony Stark sobre los problemas que tiene en el sudeste (donde está Hulk). Después del final de la película, SHIELD encuentra el martillo de Thor, con una breve escena que resulta más impactante que los 120 minutos precedentes xD.

Thor (2011). No sirve como presentación del personaje ni de su entorno. Termina la película y no se sabe qué quiere Thor, ni qué busca, ni qué lo motiva; y mucho menos sabemos de algunos secundarios o antagonistas. El principio en Asgard promete, pero se queda ahí; salen los Tres Guerreros y Sif como podían salir cualquier otro muñequito intercambiable. La parte en la Tierra es vergonzosa, por momentos parece una mala comedia de los 80 (como la escena en la que buscan a Thor en un aparcamiento despejado y lo atropellan… mujer al volante…) e incluso una mala comedia romántica (Jane Foster y Thor se (supone que se) enamoran porque… bueno, porque sí, porque son Jane Foster y Thor… los hijos de Amidala son “tú Luke, tú Leia” y tal…). Las motivaciones del “malo” tampoco quedan muy claras, ¿planea la conquista Asgard para “traicionar” a los conquistadores y hacer el papel de salvador, o simplemente por despecho? Odin exilia a Thor a la Tierra para que aprenda humildad, y debemos suponer que lo hace porque al final vuelve a Asgard, pero la película no muestra en ningún momento que el Thor del final sea distinto del Thor del principio, ni que pase por ningún proceso de aprendizaje. Se salva Anthony Hopkins interpretando a Odin, demostrando que el actor seguramente podría interpretar a Papá Pitufo y lo haría de forma magistral. También es destacable el aspecto visual de Asgard, que es impresionante.

Capitán América: El Primer Vengador (2011). Mezcla de película de aventuras estilo Indiana Jones con película de propaganda bélica, completamente acorde con el personaje. La trama va in crescendo, decayendo un poco hacia el final donde se hace un poco confusa. Tiene un aire retro bastante majete, tanto en el tono general de la peli como en la estética y los diálogos.
El desarrollo de algunos personajes secundarios es un poco pobre, sobre todo teniendo en cuenta que algunos podrían tener importancia en futuras secuelas.
Hay una pequeña referencia a “En busca del arca perdida”, cuando Cráneo Rojo encuentra el Cubo Cósmico Teseracto y menciona que Hitler está perdiendo el tiempo buscando baratijas en el desierto.
El final de la película, con Loki conspirando para hacerse con el Teseracto, enlaza directamente con Los Vengadores.

Los Vengadores (2012). La tercera película más taquillera de la historia. Lo cual no la convierte en una buena película. Tampoco en una mala. Para empezar deberían llamarla “Robert Downey Jr. y unos amigos”. Tiene varias escenas y momentos muy chulos (casi todos ya vistos en los trailers), pero que quedan muy mal una vez contextualizados. Curiosamente, a la película en general le pasa lo mismo, no está mal por sí sola, pero fracasa como parte del universo cohesionado y coherente que se venía construyendo hasta aquí. Da la impresión de que Joss Whedon y Zak Penn no han sabido (o no han querido) jugar con los conceptos previamente introducidos, y los han modificado (algo torpemente a veces) para llevar la historia por donde a ellos más le convenía. De repente, Odín es capaz de abrir un portal entre Asgard y La Tierra, y solo hay una fugaz referencia a lo mucho que le debe haber costado. De repente, Hulk se cae desde el Helitransporte y aprende a manejar su ira. De repente, el Dr. Selvig, estando mentalmente controlado, instala una puerta trasera para destruir el portal.
La “Iniciativa Vengadores” que ha estado presente desde “Iron Man”, de repente es cancelada, y los personajes se reúnen gracias a un personaje que no le importa a nadie y que no debería tener más relevancia que Wedge Antilles, un personaje cuyo único papel era el servir de hilo conductor común entre las seis películas y que, casualmente, es en ésta donde se intenta (torpemente) darle un poco de tridimensionalidad a su caracterización. Hubiera molado que el grupo se reuniese para enfrentarse a un Hulk manipulado por Loki, en vez de eso tenemos a Ojo de Halcón con la M de Malo (igual que Vegeta) haciendo una especie de remake de “Lobezno: Enemigo del Estado”. Es más, según parece la “Iniciativa Vengadores” solo ha contactado con Iron Man y para rechazarlo. A Hulk no llegaron a considerarlo como posible miembro, y al Capitán América se da a entender que le hablaron del tema, pero no estaba interesado; la llegada de Thor a la Tierra es el motivo de que se cancelase el proyecto, y Ojo de Halcón y la Viuda Negra ya eran superagentes de SHIELD. ¿Quiénes son entonces el resto de candidatos a Vengadores que entrevistó SHIELD y dónde están? ¿Por qué solo hay dos superagentes en SHIELD?
Stark pasa de tipo arrogante y prepotente (en “Iron Man”) a ser un graciosillo irrespetuoso, y es el único personaje que tiene un tratamiento mínimo, el resto están de comparsa.
Ninguno de los personajes principales quiere jugar en equipo, pero en medio de la pelea final ejecutan complicadas maniobras entre ellos sin que haya habido entrenamiento previo.
El chiste de usar a Samuel L. Jackson como Nick Furia no debería haber pasado de ser eso, un chiste, un guiño a los aficionados. Mientras fue eso, no había problema, pero aquí soy incapaz de evitar pensar en Jules Winnfield rapado y con un parche… Ni Jeremy Renner, ni Mark Ruffalo me parecen las elecciones más acertadas para sus papeles.