La noche de los muertos vivientes (1968), revisitada por Javier Cosnava

1968 La noche de los muertos vivientes (ing) (bq) 01

Me gustaría comenzar esta nueva labor de reseñista de películas diciendo que estamos ante una obra maestra del cine. Sería genial poder decirlo pero no es así. Para que lo entendáis mejor os voy a contar una anécdota.
Hace muchos años estaba un joven COSNAVA viendo uno de esos programas que hacía José Luis Garci en los que hablaba de las películas a su juicio más importantes de la historia del séptimo arte. Aunque a menudo yo no estaba demasiado de acuerdo con sus opiniones… era raro que estuviese totalmente en desacuerdo y cuando él señalaba que una película era de interés a menudo me quedaba a verla intentando más que nada descubrir que le podía parecer interesante a un director de su talla.

jose_luis_garciEn una ocasión llegué tarde a la presentación inicial y sólo pude ver los últimos segundos, en los que anunciaba que estaba punto de comenzar un western maravilloso, casi una obra maestra. Lo cierto es que hoy en día el género del oeste me interesa mucho menos que antes pero en aquella época veía bastantes películas y decidí quedarme hasta las tantas de la noche a ver esa “gran película” que me recomendaba el amigo José Luis. La película resultó ser horrible, no sólo antigua, muda, mal actuada, mal dirigida y con tantos errores formales, narrativos y de desarrollo de personajes que mediada la película me quedé a verla más que nada para poder oír el coloquio y las razones que el “maestro” pudiera exponer para reivindicar la importancia de aquel filme del que, por supuesto, he olvidado hasta el nombre. Cuando llegó la hora del coloquio la cámara se colocó un plano medio sobre José Luis y sus contertulios y fue avanzando lentamente hacia el rostro arrebatado de Garci que dijo algo así (recuerdo de memoria): “en efecto, queridos amigos, ya lo habéis visto: la primera persecución de carretas de la historia”.

Me había tragado un bodrio, por suerte no muy largo, de unos 80 minutos porque era la primera vez en la historia del cine en que unos bandidos a caballo asaltaban una carreta de pasajeros, escena repetida hasta la saciedad y ya clásica en el cine y no sólo del oeste. Pero más allá de indiscutible valor de que José Luis hubiese encontrado la primera película en que había una persecución de carretas, el hecho es que la película era horrorosa y no justificaba en absoluto la pérdida de 80 minutos de mi vida en ella por mucho que el director hubiese tenido la genial ocurrencia de que unos tipos embozados a caballo le robasen el dinero a un banquero y su señora luego de hacerlos descender del pescante de un carromato antiguo.

Con La Noche De Los Muertos Vivientes sucede algo similar. Desde luego, no nos encontramos ante una película mala, malísima, pero ni siquiera estamos ante una película buena, como mucho podríamos hablar de una película regular que en ningún caso se puede puntuar más allá del cinco o cinco y medio. Revisando para hacer esta crítica mi puntuación en el Filmaffinity he visto que en su día le di un seis. Sin duda, aunque no soy tan necio como el pobre José Luis y su elevación a obra maestra del cine de una persecución de carromatos, el hecho es que le di un poquito más de la puntuación que se merecía a causa de ser la obra que marcó un antes y un después en la historia del género del terror y no sólo de los zombies.

1968 La noche de los muertos vivientes (foto) 19Hay películas que han envejecido bien con el paso de los años. Profondo Rosso, de Darío Argento, sigue siendo un film absolutamente sobrecogedor y os aconsejo volver a verla porque literalmente se caga uno en los pantalones como el primer día (eso sí, si somos capaces de no reírnos de las camisetas y los pantalones de campana de los años 80); hay otras que envejecen regular como la mítica Qué Fue de Baby Jane, que en mi memoria era una de las mejores películas de la historia del cine y cuando volví a verla pasados los 30 descubrí que era una película notable pero en modo alguno ni siquiera sobresaliente y a muchos años luz de una obra maestra. La Noche De Los Muertos Vivientes, de Romero, es una película de terror correcta, con buenos momentos y alguna que otra escena muy bien lograda más allá del redescubrimiento del género zombi. La fotografía en blanco y negro es sin duda lo mejor y el final también es destacable. Pero en general es una película que ha envejecido mal, muy superada a nivel de ritmo narrativo por películas más modernas y es una filme que difícilmente deberíamos volver a ver si no es desde el prisma de la nostalgia.

Os diré más: si un día yo tuviese un programa de televisión en el que hablase de películas clásicas de género zombi, tal vez ni siquiera podría esta. No es una película destacable. Y si lo hiciera no cometería el error de José Luis Garci y justo antes de emitirla le explicaría el espectador que es una película decisiva para comprender el fenómeno de los muertos vivientes, que marcó un antes y un después tanto en el cine como en la literatura, que es una película de culto y que muchos la apreciamos de forma especial por lo que nos hizo sentir y descubrir siendo niños.

Pero también le remarcaría una cosa: no es una buena película.

javiyo

Javier Cosnava, escritor de 1936Z. La Guerra Civil zombi, entre otras muchas obras, y estimado colaborador de Zinemaníacos.

http://cosnava.wordpress.com/cosnava/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: