Furia Asesina (1990), tiburones homeopáticos

Furia Asesina -
 poster

TÍTULO ORIGINAL:
Furia Asesina

NACIONALIDAD:
México

AÑO:
1990

DURACIÓN:
96 min.

DIRECTOR:
René Cardona Jr.

GUIÓN:
René Cardona Jr.

MÚSICA:
José Alfredo Jimenez Jr.

FOTOGRAFÍA:
Pablo Chavez

REPARTO:
Omar Fierro, Tony Bravo, Monica Vali, Leticia Lozoya, Roberto Montiel, Gerardo Zepeda, Juan Ramos, Martin Herrera

Sinopsis

Un grupo de científicos descubre que los tiburones no desarrollan algunas enfermedades mortales para los seres humanos y que un suero derivado de su sistema inmunitario podría proporcionar la base para unas vacunas, para ello deben buscar y cazar alguno de los ejemplares a los que inocularon con cepas de dichas enfermedades para estudiar cómo se han desarrollado.

El tiburón asmático

Furia Asesina, no nos engañemos, es una película malilla. Serie B mexicana de 1990, hecha con más ilusión que recursos… No obstante, René Cardona Jr. es uno de esos directores que, al menos en las tres o cuatro películas suyas que he visto, resulta bastante efectivo en su labor, y hace que uno no pueda dejar de preguntarse qué podría haber hecho con un presupuesto adecuado y buenos medios técnicos.

Por otra parte, Furia Asesina no es la típica película de tiburones a la que estamos habituados hoy en día. Apenas hay un par de ataques, aunque el animal está continuamente presente prácticamente desde el principio, y apenas pasan 10 minutos sin que aparezca en pantalla. El equipo científico buscando al escualo nos ofrece diversas tomas submarinas reales, mezcladas con grabaciones de acuarios, todo lo cual acerca gran parte del metraje más a un documental que a una película en sí.

La linealidad de la trama se rompe con la muerte de uno de los guías de la expedición marina y la misteriosa desaparición de una de las protagonistas, lo que altera las intenciones del grupo y los parámetros de su misión inicial. Hay una subtrama cruzada sobre el tráfico ilegal de pieles de león marino. Aderezamos todo ello con el lucimiento de los microbikinis de ellas, un topless fugaz y gratuito y los torsos desnudos de ellos (aunque en menor proporción) y ya tenemos completa la peli.

Resulta muy curioso el acompañamiento de las apariciones de la criatura con un sonido como de respiración forzada y rugidos apagados, un recurso que ya había usado el director en ¡Tintorera! (1977) de una forma más suave, pero que aquí hace que esperes ver aparecer detrás del tiburón media docena de Stormtroopers.