“El ilusionista” (2006) – una buena película de final predecible

TITULO ORIGINAL The Illusionist
AÑO 2006
NACIONALIDAD USA
DIRECTOR Neil Burger
GUIÓN Neil Burger (Historia: Steven Millhauser)
MÚSICA Philip Glass
FOTOGRAFÍA Dick Pope
REPARTO Edward Norton, Paul Giamatti, Jessica Biel, Rufus Sewell, Eddie Marsan, Jake Wood, Tom Fisher, Aaron Johnson, Eleanor Tomlinson
SINOPSIS En la Viena de 1900, el misterioso Eisenheim (Edward Norton) cautiva al público con sus espectáculos de magia e ilusionismo. Sus poderes sobrenaturales llegan a oídos del príncipe heredero Leopold (Rufus Sewell), un hombre escéptico que acude al espectáculo acompañado de su prometida, la bella y sofisticada Sophie (Jessica Biel). Sospechando un fraude por parte de Eisenheim, el príncipe encarga al perspicaz inspector de policía Uhl (Paul Giamatti) que lo vigile de cerca.

Cuando pienso en Edward Norton, irremediablemente pienso en American History X y en la sensación que tuve al salir de la sala de cine, exclamando para mis adentros: “joder… es una película brutal…” tanto por su historia como por las geniales interpretaciones… Era la sensación de haber visto buen cine por primera vez… Me explico, hay millones de buenísimas películas, pero ésa en concreto hizo que saliera del cine con una sensación nueva.

La interpretación de Norton en esta nueva producción es impecable también, y a acompañado de Giamatti, forman una “pareja” genial en pantalla. Quizá flojea un poco Jessica Biel (aunque no por fundas en los dientes, porque cada vez que abre la boca hay que reconfigurar el 16:9 para verla entera) y no resulta nada creible Rufus Sewell (que sólo conocía por la serie La Hora 11 y por supuesto, Dark City).

Lo mejor de la película, el principio y el final… el nudo de la película es, no vulgar, pero sí muy manido: muerte, engaño, falso culpable… Y el final, aunque bien llevado, es bastante predecible… No spoilearé nada, pero desde mitad de la película, más o menos, cuando comienza la verdadera trama, especulamos con 2 o 3 posibilidades de final… y uno de ellos era 100% acertado, y los otros no distaban mucho. Por cierto, las deducciones que cierto personaje hace al final de la película (escena robada vulgarmente a Sospechosos Habituales) son completamente imposibles con las pistas que tenía, o me perdí algo o no sé.

En resumen, resulta una película entretenida y fácil de entender, ideal si no te apetece pensar demasiado (no al estilo de Uwe) y quieres disfrutar de un buen producto.