El expreso de Medianoche (1978)

Sinopsis: Billy Hayes un chico estadounidense que viaja a Turquía. Cuando se dispone a volver a su país intenta pasar una cantidad considerable de hachís. En la entrada del avión es descubierto y condenado a pasar 4 años en prisión. Allí vivirá un auténtico infierno que lo llevará al borde de la resistencia tanto física como mental….

Creo que pocos no conocerán este emblemático título dirigido en su momento por el director Alan Parker -Fama (1980), Pink Floyd, the wall (1982), El corazón del ángel (1987), The commitments (1991) o Las cenizas de Ángela (1999)-.

 

Alan Parker

 

 

La cinta está inspirada en una historia real cuyo guión fue escrito en su momento por el también director Oliver Stone -Platoon (1986), Wall Street (1987), The doors (1997) o Giro al infierno (1997)-. 

Para dar vida al protagonista el encargado fue un actor desconcido hasta ese momento y al cual le darían el papel de su vida; Brad Davis -Carros de fuego (1981), Querelle (1982), o Acero mortal (1987)-.

Brad Davis, protagonista principal

 

 

 Junto con Brad Davis aparecía el actor británico John Hurt -Alien, el octavo pasajero (1979),  Contact (1997), Poseídos (2000), Hellboy (2004),  V de vendetta (2006)- en el papel del compañero y amigo del protagonista.

John Hurt, maravilloso coprotagonista

La película nos imbuye en el mundo carcelario de Turquía donde el intérprete abordará un auténtico infierno y desembocando en una presión tanto a nivel física como psíquica debido a los malos tratos y las condiciones de vida en la cárcel turca.

A destacar las impresionantes actuaciones de los dos protagonistas principales, un Brad Davis totalmente desconocido ganaba una reputación -aunque fuera de forma efímera- de sólido intérprete cuya actuación raya a la misma altura que su compañero de rodaje, el siempre fabuloso John Hurt.

Recuerdo que cuando vi esta cinta yo tendría unos 15 años y me impresionó sobremanera debido a las condiciones que nos deja entrever, tanto el nivel de fragilidad que desprende John Hurt como la degradación que sufre el personaje de Brad Davis sobre todo a nivel psicológico.

A destacar dos escenas principalmente, la primera cuando Brad Davis tras ver como uno de los presos acusa falsamente a su compañero de traficar con hachís su ataque de ira contra el confidente, se lanza contra él y en la confrontación física acaba arrancándole la lengua.

La otra escena que me dejó totalmente impactado es cuando el protagonista principal ya derrotado a nivel psíquico que recibe la visita de su novia, ambos separados por un cristal y le pide que le muestre sus senos para poder llevar a cabo una masturbación -metáfora de un auténtico grito de soledad y desesperación-.

Una cinta de temática durísima recomendable para pasar una tarde de buen cine pero por supuesto siempre que no haya niños delante. Como siempre os dejo con unas imágenes, disfrutad!!!!