El destino de Júpiter (2015) – la choni se va al espacio

el destino de júpiter

TÍTULO ORIGINAL Jupiter Ascending
AÑO 2015 NACIONALIDAD USA
DIRECTOR Hermanos Wachowski
GUIÓN Hermanos Wachowski
REPARTO Mila Kunis, Channing Tatum, Eddie Redmayne, Sean Bean, Doona Bae, Douglas Booth, Vanessa Kirby, Jo Osmond, Christina Cole, Spencer Wilding, Gugu Mbatha-Raw
SINOPSIS Jupiter Jones nació en alta mar cuando su madre huía de Rusia rumbo a los Estados Unidos, tras el asesinato de su padre, un astrónomo. Ahora vive en Chicago, y trabaja como limpiadora de casas. Su novio Vasiliy la convence para que se gane algún dinero extra vendiendo óvulos y para ello decide adoptar un nombre nuevo: Katherine Dunlevy. Pero su ADN atraerá la atención de los cazadores de recompensas intergalácticos. En el otro confín de la galaxia se ha descubierto que Júpiter forma parte de una cadena genética extraordinaria que podría alterar el equilibrio de todo el Universo, pues es la reencarnación de la matriarca de la milenaria casa de Abrasax. Un ex-militar genéticamente modificado, el licántropo Caine Wise, llegará a la Tierra para intentar salvarla.

En fin, si los Wachowki plagiaron descaradamente Dark City, Nivel 13 y algunas otras películas para montarlas finalmente en Matrix, hoy cogen Pretty Woman, cambian a una puta por una choni que limpia váteres, quitan al millonario y ponen a un alien cachondo y listo… El destino de Júpiter.

Lo único interesante? Eddie Redmayne (Stephen Hawking en La teoría del todo), aunque no termina de funcionar como villano.

Continúo de tranqui tras el salto.

JUPITER ASCENDING

Desde el inicio de la peli intentan vendernos a Mila Kunis como un ser humano patético del que tenemos que sentir compasión, y lejos de eso, lo que consiguen es que, si ya la teníamos cruzada desde antes, ahora nos caiga peor.

Los Wachowski vuelven a jugar con el tema de ‘el elegido’ que tan mal supieron aprovechar en la trilogía de Matrix, pero sin Neo o Trinity, y de forma torpemente narrada y nada atractiva.

Para asistir a Neo Júpiter, tenemos a Channing Tatum, un guerrero alien licántropo (toma!), que sólo de pensarlo hace que nos venga a la cabeza Crepúsculo sin querer, y en lugar de atraer, repele. Lo de ir en patines sin ruedas no ayuda a tomarlo en serio.

destino júpiter patines

Sin meterme más en la historia, diré que El destino de Júpiter es ciencia-ficción-romántica para adolescentes, y explican tanto tanto las cosas y las dan tan tan mascadas, que se elimina por completo el efecto sorpresa, giro argumental y todo. En todo momento sabes qué va a pasar, cuándo y cómo.

Sale Sean Bean… crees que morirá? xD

La película es mala con ganas, y perfectamente obviable dentro de cualquier universo conocido de gente que ame el cine de cualquier clase. Esto no es cine, es caca, y como algunos (sólo algunos) proyectos miden su calidad en dinero, El destino de Júpiter costó 176 millones de dólares y recaudó 181; un margen de beneficio muy escaso, osea, un batacazo.

En fin… tú mismo.

Algo bueno? Los efectos especiales molan mucho. Fin.