El Arrecife (2010), nadando voy, nadando vengo…

Arrecife - portada

TÍTULO ORIGINAL The Reef
AÑO 2010 NACIONALIDAD Australia
DIRECTOR Andrew Traucki
GUIÓN Andrew Traucki
REPARTO Adrienne Pickering, Gyton Grantley, Damian Walshe-Howling, Zoe Naylor, Kieran Darcy-Smith
SINOPSIS Un grupo de amigos se encuentra navegando por el arrecife de coral más grande del mundo en Australia; su embarcación sufre un accidente y vuelca, y se enfrentan a la decisión de ponerse a nadar en busca de la lejana costa o esperar en el barco a que los rescaten antes de que termine de hundirse…

Menudo tostón de peli. Fin de la cita.

Sigo, un poco, tras el salto…

… pero, realmente, no hay mucho más que añadir. “El Arrecife” está inspirada en un hecho real, palabras que a priori deben hacernos huir como de la peste de cualquier cosa que venga a continuación, y este caso no es una de las pocas excepciones.

Cinco amiguetes en medio del mar, lejos de rutas transitadas, sufren un accidente naval y deben decidir si se quedan en los restos de su yate mientras se hunde lentamente, flotando a merced de la corriente que los interna más en el oceano, o si por el contrario se arriesgan a buscar tierra firme en una travesía a nado de unos 20 kilómetros de nada. 20 kilométros en aguas supuestamente infestadas de tiburones… y digo “supuestamente”, porque en todo el tiempo que se pasan nadando (uno hora de peli, un día y medio aproximadamente en tiempo real) apenas aparece uno (que creo que es el mismo todo el rato, tampoco importa mucho) y no es que se lo encuentren, es que seguramente es atraído por los berridos de una de las histéricas protagonistas.

Emoción nula, diálogos soporiferos que intentan inútilmente rellenar el tiempo entre brazada y brazada, y un tiburón un poco troll que se dedica a rondar a sus presas muy tranquilamente, y a atacar sin prisa y selectivamente uno a uno para que, al menos, la historia no acabe demasiado pronto.

Algo positivo: el tiburón es de verdad, y apenas hay efectos especiales.