El Club del Suicidio (2003), cuando la lluvia se seca, se forman las nubes

suicide club - poster

54 chicas se reúnen en una estación de metro para saltar con alegría a las vías. Es el primero de una serie de suicidios que se extiende por Japón. En principio, la policía descarta que pueda existir alguna conexión entre ellos, aunque pronto los acontecimientos indican que podría no ser así.

"Preparadas, listas..." "¡No, mejor a la de 3!"
“Preparadas, listas…” “¡No, mejor a la de 3!”

El Club del Suicidio es la segunda película que veo de Sion Sono y creo que puedo decir, sin temor a equivocarme, que es uno de esos directores raritos y extravagantes. Al igual que en Tag, que es la otra peli a la que me refiero, empezamos con una secuencia impactante y que capta nuestra atención y, como casi nadie me lee, voy a echarle un poco de morro y a robarme el comentario que hice en su momento, que es aplicable prácticamente al 100%:

(…) consigue mantener nuestro interés y nos tiene en tensión durante los primeros minutos, la narración se diluye y va perdiendo rumbo y fuerza haciéndonos esperar por unas respuestas que tardan demasiado en llegar y que, cuando llegan, son demasiado poco satisfactorias.

El Club del Suicidio está llena de simbolismos y momentos sujetos a todo tipo de interpretación con lo cual cada uno puede adaptarse las explicaciones a medida. No es que defienda las historias mascaditas, explicaditas y convencionales, pero coño, si quieres hacer una reflexión crítica sobre las modas, el borreguismo, la conspiranoia y el sentimiento de individualidad en medio la sociedad (o algo así), digo yo que también puedes hacerlo mediante una narración coherente y con un poco de lógica. Por ejemplo, la escena de la madre preparando la cena para su familia estándar está guay, tiene mucho simbolismo, es inquietante y transmite muchas cosas (algunas también desagradables), pero si todo el mundo se suicida, ¿por qué la madre hace lo que hace? ¿Recibe mal el mensaje? ¿Se le ha cruzado algún cable en su cerebro de ama de casa perfecta? ¿Vuelven a mencionar el tema o a hacer alguna referencia a ello en el resto del metraje? Ya no me acuerdo ^_^

No, no es el club del suicidio, son los reyes del glam
No, no es el club del suicidio, son los reyes del glam

En conclusión, ritmo nipón tranqui, escenas confusas, personajes pasados de rosca y personajes buscando que les den rosca. No puedo decir que sea un espanto de película (Tag sí que me lo pareció) pero no es la típica de “voy a poner esto para pasar 100 minutejos entretenidos”. Avisados estáis.

Por cierto, me ha parecido muy inquietante el grado de anticipación sobre el (mal) uso (y abuso) de las “nuevas tecnologías”. La película es de 2002-2003, que fue hace dos días como quien dice, pero entonces aún no había redes sociales, trending topics ni comportamientos virales. Es muy, muy curioso ver como se hace uso de todo esto que aún no tenía nombre usando monitores de tubo, foros de discusión y páginas webs basadas en texto. De hecho, y haciendo un semi-spoiler, la explicación que se le puede dar a los suicidios es casi, casi la de una variante del legado de Tibu.

Deja un comentario