Casablanca (1943)

 

Sinopsis: En plena Segunda Guerra Mundial, hombres y mujeres buscan en Casablanca la forma de llegar a América para alejarse lo más posible de una guerra que se extiende por toda Europa. Un dueño de un café en la ciudad, Rick – Humprey Bogart– se volverá a encontrar con la mujer que amó en otro tiempo – Ingrid Bergman-.

 

Seguramente después de leer esto, muchos críticos y cinéfilos me crucificarán pero tengo que decir que aún hoy en día no alcanzo a comprender como está considerada como una de las grandes películas de la historia del cine.

 

Tardé muchos años en verla -por motivos ajenos a mi voluntad- y cuando la ví me encontré una historia normalita. Bien es cierto que a mi el Sr. Bogart nunca me ha gustado como actor -sólo me gustaron dos de sus papeles, concretamente en las películas “El halcón maltés” y “Cayo Largo“, y fue más por la trama de la película en sí que por su actuación. 

 

La pareja protagonista en un momento de la cinta.

 

Ingrid Bergman es otro cantar, ya que me pareció una buena actriz -a años luz de su homólogo masculino- y su filmografía tiene títulos dignos de visionarse. Aunque aquí cumple su cometido no es -a mi modo de ver- suficiente para salvar esta película.

Acompañando a la pareja principal nos encontramos con secundarios de la talla de Claude Rains, Peter Lorre -el maravilloso vampiro de Düsseldorf-  y Paul Heinreid.

  

No la toques de nuevo Sam!!!! Por Dios!!!!

La película fue dirigida por Michael Curtiz un director que tiene en su haber títulos como “El capitán Blood”, “Robin de los bosques”, “Yanqui Dandi” o “Sinuhé, el egipcio” entre otros.

 

Casablanca fue ganadora de 3 Oscar en la ceremonia de 1943, concretamente a la mejor película, director y guión adaptado, optando además ese mismo año en las categorías de mejor actor, actor secundario, fotografía, montaje y música.

La música de la película para mi fue lo más destacable de este título, siendo compuesta por un Max Steiner -uno de los grandes compositores de bandas sonoras- que coleccionaba nominaciones como churros -creo que fueron casi 20-  llevándose en 3 ocasiones la codiciada estatuilla dorada.

 Una película que no obstante, recomiendo ver a todos los aficionados al cine para sacar sus propias conclusiones – que seguramente no serán las mías-. Os dejo una de las secuencias más famosas del cine, en ella Ingrid Bergman le pide a Sam que toque el famoso tema de la película. Disfrutad!!!! – o no-.

 

0 comentarios sobre “Casablanca (1943)”

  1. A mí me gusta la película…

    Vamos a ver, no es ni la quinta parte de lo que dicen de ella, pero tiene escenas muy graciosas. Recuerdo con gracia la mordaz crítica que hacen de los italianos y su actuación en la IIGM, como los tragaflautas de Hitler, genial!

    Por lo demás, al igual que iBanhoe, lo mejor es la música y la ambientación, y destacar algunas escenas memorables, como el bar, la despedida en el aropuerto, etc…

    En general, la película es una pérdida de tiempo, pero si te vas a las escenas y a la música, tiene un pase.

Deja un comentario