Secretary (2002), sombras que no asombran

secretary - poster

TÍTULO ORIGINAL:
Secretary

NACIONALIDAD:
EEUU

AÑO:
2002

DURACIÓN:
111 min.

DIRECTOR:
Steven Shainberg

GUIÓN:
Erin Cressida Wilson

MÚSICA:
Angelo Badalamenti

FOTOGRAFÍA:
Steve Fierberg

REPARTO:
James Spader, Maggie Gyllenhaal, Jeremy Davies, Lesley Ann Warren, Stephen McHattie, Patrick Bauchau, Amy Locane, Jessica Tuck, Oz Perkins, Mary Joy, Michael Mantell

Sinopsis

Lee Holloway acaba de salir de la institución psiquiátrica donde estaba internada por su afición a autolesionarse. Obtiene el título de secretaria y comienza a trabajar en el bufete del extraño abogado E. Edward Grey.

Las sombras del Sr. Grey

Sí, en una película de 2002 sobre una relación bastante peculiar entre dos personas, el protagonista masculino es un tal Sr. Grey. Coincidencias de la vida. En fin, no conozco la historia del otro Sr. Grey más que de oídas así que no puedo entrar en comparaciones, pero creo que las similitudes con Secretary se quedan muy en lo superficial y, quizás, en el decepcionante y convencional final.

Escenas como esta son meramente anecdóticas, ocurren porque sí y no aportan nada
Escenas como esta son meramente anecdóticas, ocurren porque sí y no aportan nada

La peli resulta una buena sorpresa de entrada porque no es lo que aparenta en principio. Bueno sí, cuenta una relación de dominación/sumisión que se establece entre dos personas, pero no vas a ver (casi) nada de lo tópico que podrías esperar a priori. Nada de cuero ni látigos. Todo se muestra en un nivel de juego y satisfacción de las necesidades peculiares de ambos protagonistas, narrado con cierto tono ligero, cómico, pero sin risas, sin hacer burla ni escarnio, invitando a la aceptación y remarcando la “normalidad” de lo que muchos pueden señalar como aberrante o distorsionado.

Escena inicial que se repite hacia la mitad cuando todo empieza a irse a la mierda
Escena inicial que se repite hacia la mitad cuando todo empieza a irse a la mierda

Sin embargo, ésa es la primera mitad de la cinta. Llega un punto en que, o bien el realizador no sabía qué hacer con la trama, o bien se arrepintió del rumbo por dónde la estaba llevando, y la cosa cambia de manera abrupta y sin muchas explicaciones. Los personajes empiezan a dar tumbos sin saber hacia dónde van y todo termina con una secuencia final de lo más ridículo y vergonzoso que he visto en algún tiempo (y he visto muchas cosas ridículas y vergonzosas).

Final convencional sin asombro

Es una pena, tanto James Spader como Maggie Gyllenhaal componen dos personajes sólidos y creíbles, lo cual no es especialmente fácil, dadas sus preferencias personales y su estado mental, a pesar de que él ya tiene una pequeña colección de interpretaciones relacionadas con diferentes filias sexuales.

Una curiosidad que acaba dejando mal sabor de boca.