Roma, ciudad abierta (1945)

Sinopsis: En Roma en los últimos años de la Segunda Guerra Mundial el párroco Pietro da cobijo y refugio a los miembros de la resistencia contra los nazis que han ocupado una Italia que se había posicionado a favor de Alemania en la contienda mundial…

Esta sin duda es una de las grandes obras del neorrealismo italiano. Podemos decir por ejemplo que el guión fue adaptado por dos de los directores más importantes de la cinematografía italiana de la cual soy un gran admirador: Federico Fellini y Roberto Rosellini, completando el triángulo nos encontramos al que ha sido uno de los grandes guionistas italianos:  Sergio Amidei autor de guiones como Camarada (1946), Stromboli (1950), El general de la Rovere (1959) o Fugitivos en la noche (1960) por mencionar solamente algunos de ellos.

Curiosamente esta película iba a ser un documental sobre la figura del padre Luigi Morosini, el cual ayudó a la resistencia italiana contra la «ocupación» nazi lo que conllevó que fuera torturado y fusilado por los alemanes. En este título cabe reseñar que sus actores son casi todos aficionados, destacando simplemente como actores profesionales dos monstruos de la interpretación italiana; Aldo Fabrizi -al que muchos quizás no les suene ya que tuvo sus mejores trabajos dentro de la corriente del neorrealismo destacando  Vida de perros (1950), Guardias y ladrones (1951),  o Sucedió así (1952) y la gran actriz Ana Magnani, entre cuyos trabajos podemos destacar La carroza de oro (1953),  La rosa tatuada (1955), Viento salvaje (1957) o Piel de serpiente (1959).

 

 

Ana Magnani y Aldo Fabrizi, dos monstruos de la interpretación

 

Como curiosidad también podemos añadir que el guión fue empezado por Rosellini, al cual se unieron después Fellini y Amidei. Fue éste último con Fellini el encargado de convencer a Fabrizi para que interpretara el papel del padre Pietro.

El padre Pietro -Aldo Fabrizi- rezando por uno de sus fieles.

La cinta obtuvo una nominación al Oscar en la categoría de mejor guión adaptado y supuso para sus dos protagonistas principales un espaldarazo definitivo en sus carreras así como el reconocimiento mundial de un nuevo género cinematográfico el neorrealismo italiano.

Una película digna de ser visionada tranquilamente pero no apta para todos los públicos. Como siempre os dejo con unas imágenes, disfrutad!!!

0 comentarios en «Roma, ciudad abierta (1945)»

  1. Esta película merece un remake con algo más de acción.

    Para ello veo necesaria alguna escena en la que Pietro se libera de la ataduras físicas de sus captores rehaciéndose en su silla de tortura, sodomizando y dando una paliza de cojones (si es posible con mucho líquido rojo y alguna víscera) y de sus ataduras morales liándose hasta de 53 maneras diferentes con la hija del jefe de los malos.

    Sólo es una idea, claro…

    Responder
  2. iBanhoe, chico, estas a pleno rendimiento, estas poniendo pelis y mas pelis…. echo de menos algo más actual, pero no me quejo….(bueno, si lo hago pero encubierto)

    Responder
    • Lo de que fuera torturado y fusilado por los alemanes… se ve en la peli? pero ahí, con latex y sangre a quintales?

      si es así la veo, sino… creo que voy a pasar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: