Requiem por un sueño (2000) – obra maestra

En la historia de Requiem por un sueño tres amigos sueñan con tener el suficiente dinero para abrir un negocio. Para ello empezarán a vender drogas para recaudar el dinero cuanto antes, pero no todo saldrá como pensaban en un principio…

Dura, cruel, y realista. Estos serían los adjetivos que más le van a Requiem por un sueño, del director Darren Aronofsky, que escogería para realizar su segundo largo una historia sobre cuatro personas -los tres amigos y la madre de uno de ellos- y su viaje a través de las drogas con la esperanza de cumplir sus sueños. La película está basada en la novela del mismo título cuyo autor es Hubert Selby Jr.

El director Darren Aronofsky

El director había debutado en el cine con Pi (1998), y posteriormente rodaría La fuente de la vida (2006), El luchador (2008) y Black Swan (2010).

En el reparto nos encontramos a Jennifer Connelly -de la que hablé anteriormente en el post de Dark City (1998)-, Jared Leto -actor y cantante del grupo 30 seconds to mars– que tiene entre sus trabajos más destacados Secuestro (1997), La delgada línea roja (1998), El club de la lucha (1999), American Psycho (2000), La habitación del pánico (2002) o Las vidas posibles de Mr. Nobody (2010).

La pareja protagonista -Jennifer Connelly y Jared Leto-

En este título también nos encontraremos con  la magnífica y veterana actriz Ellen Burstyn que os sonorá por sus papeles en El exorcista (1973), Alicia ya no vive aquí (1974), El próximo año a la misma hora (1978), Dos veces en la vida (1985), Elegir un amor (1991), Cuando un hombre ama a una mujer (1994), Donde reside el amor (1995), El impostor (1997), Jugando con el corazón (1998), La otra cara del crimen (2000) The elephant king (2006), The wickerman (2006), o La fuente de la vida (2006).

La actriz Ellen Burstyn

Como sorpresa -al menos para mí- en esta cinta, destacar en el papel del actor Marlon Wayans, un actor enfocado sobre todo al humor típicamente americano, que daba un vuelco al tipo de papeles que había realizado en ese momento, interpretando un personaje dramático, algo nada habitual en él si echamos un vistazo a su filmografía donde podemos toparnos con Los colegas del barrio (1996), El sexto hombre (1997), Experimento chiflado (1998), (2000), Dragones y mazmorras (2000), Scary Movie (2000), Scary Movie 2 (2001), El quinteto de la muerte (2004), Pequeño pero matón (2006), o Norbit (2007).

Los dos amigos -Marlon Wayans y Jared Leto-

Requiem por un sueño nos sumerge como hemos mencionado anteriormente, en el mundo de las drogas y sus fatídicas consecuencias para este grupo de amigos en busca de su propio sueño americano. Poco a poco veremos la caída desde distintos puntos de vista totalmente individualizados -las consecuencias para cada uno de los tres amigos y la madre del protagonista-

Destacar las crudas imágenes de esta cinta con momentos realmente dramáticos como las descargas eléctricas o la gangrena en el brazo. A pesar de su fuerte contenido y durísima temática, con el paso del tiempo esta obra se ha convertido en una auténtica pieza de culto, con una dirección impecable y un trabajo de los protagonistas muy bueno sin caer en la sobre actuación.

También tengo que reseñar que en bastantes minutos se rueda cámara en mano lo cual ayuda al espectador a trasladar las secuencias a un nivel de “primera persona” -al menos esto me pasa a mí, otros les marea este tipo de rodajes-. La película nos transportará durante su trama por distintas estaciones del año como prolegómenos de lo que ocurrirá, cuanto más dura sea la estación en la que nos encontramos más cerca del final de la cinta estaremos y más hondo cavarán su tumba los protagonistas de la película.

En esta ocasión -no podía obviarlo- tengo que destacar sin lugar a dudas la banda sonora compuesta por el compositor Clint Mansell, -amigo de Darren Aronofsky–  habitual colaborador en las bandas sonoras que Aronofsky dirige. Entre sus trabajos tenemos Pi (1998), El agujero (2001), Abandon (2002), 11:14 (2003), La fuente (2006), Smoking Aces (2006), o El luchador (2008). El tema principal de la banda sonora seguro que lo habréis escuchado en más de una ocasión, pues se hizo muy popular.

En cuanto a Ellen Burstyn decir que fue nominada ese año por su actuación en Requiem por un sueño a mejor actriz en la categoría de los Oscar.

Realmente nos encontramos ante una película muy recomendable para ser visionada pero siempre que tengas el día y con los niños ocupados jugando fuera de la habitación -recordar su fuerte temática e imágenes-.

Como siempre os dejo con el trailer, disfrutad!

3 comentarios en «Requiem por un sueño (2000) – obra maestra»

  1. Es una película muy buena, lo reconozco, pero me dejó un amargo sabor de boca por su final…

    La música, increíble, Clint Mansell en estado puro, aunque me aburre que la usen hasta para los partidos de futbol.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: