La piel que habito (2011) – casi prefiero al viejo Almodóvar

La_piel_que_habito-large

TÍTULO ORIGINAL La piel que habito
AÑO 2011 NACIONALIDAD España
DIRECTOR Pedro Almodóvar
GUIÓN Pedro Almodóvar (Novela: Thierry Jonquet)
REPARTO Antonio Banderas, Elena Anaya, Marisa Paredes, Jan Cornet, Blanca Suárez, Bárbara Lennie, Eduard Fernández, Roberto Álamo, José Luis Gómez, Fernando Cayo, Susi Sánchez
SINOPSIS Desde que su mujer sufrió quemaduras en todo el cuerpo a raíz de un accidente de coche, el doctor Robert Ledgard, eminente cirujano plástico, ha dedicado años de estudio y experimentación a la elaboración de una nueva piel con la que hubiera podido salvarla; se trata de una piel sensible a las caricias, pero que funciona como una auténtica coraza contra toda clase de agresiones, tanto externas como internas. Para poner en práctica este hallazgo revolucionario es preciso carecer de escrúpulos, y Ledgard no los tiene. Pero, además, necesita una cobaya humana y un cómplice. Marilia, la mujer que lo cuidó desde niño, es de una fidelidad perruna: nunca le fallará. El problema será encontrar la cobaya humana.

‘Aprovechando’ una gripe y que no tenía cuerpo ni para tirarme en el sofá a ver la tele, me vi esta película en la aplicación de rtve, que estará disponible hasta el próximo día 22 de Febrero.

No tenía ganas ningunas de verla, pero como se suele decir, ‘es lo que hay’. Todo sea dicho, estaba mejor sin verla, y a lo mejor la fiebre se me habría pasado antes, pero no, decidí darle al play.

Bueno, miento… reconozco que cuando salió la película me interesó bastante, pero este interés se fue relegando a un segundo plano y un tercero, cuarto, quinto…

Más tras el salto, con spoilers.

Arranco con el final: soy muy clásico, y me jode que al final gane el malo. La mala, en este caso.

La primera mitad de la película, cuando aún no sabemos nada del pasado de los personajes, ni sus motivaciones, es infumable, lenta, parada, sin chicha ni limoná. Inaguantables casi 60 minutos (de casi 2 horas de película).

Lo que sabemos hasta ahora es que Banderas tiene secuestrada a Elena Anaya en una mansión/quirófano, a la que va operando poco a poco para que se parezca a su difunta mujer.

En la primera mitad, lo que sabemos es que Banderas es el malo, un científico malvado del Siglo XXI, con su particulares dotes para la cirugía y el trato con la piel artificial.

Conocidos los personajes principales, entra uno nuevo en escena, por poco tiempo. Leoncio (por el disfraz, no recuerdo el nombre), hijo de la criada (quien luego sabremos que es hermano de Banderas… quizás sea el único momento Almodóvar de la película), viola a Elena Anaya, pero llega el interruptus de mano del Desperado, que le pega un tiro a Leoncio y se acabó la fiesta.

Hasta ahí la presentación (1 hora).

En el nudo, resulta extraño ver la frialdad con la que Marisa Paredes asume la muerte de un hijo a manos del otro, pero más sorprende ver la reacción de Elena Anaya para con su salvador. Un momento síndrome de Estocolmo? Puede ser… No. Ponto sabremos más.

A modo de agradecimiento, Elena Anaya le echa medio casquete al Banderas, pero le duele el chirri del tigretón y se duermen abrazados. Qué bonito.

A modo de sueño descubrimos cosas del pasado de Banderas y de Elena Anaya… Aunque la muerte de su mujer marcó su pasado de una forma bastante importante, es la violación y suicidio de su hija lo que definió su venganza y su carácter maquiavélico.

El plan? Secuestrar al violador de su hija y… PONERLE UN CHUMINO!

Hasta aquí el plan me pareció sublime. La cosa iba mejorando cuando la situación del chaval iba empeorando… diversos calibres de dildos para que el chumino no se cierre y tal…

Luego la cosa se empieza a poner turbia… no sólo turbia, si no incomprensible hasta cierto punto.

¿De modo que la venganza por la violación y suicidio de su hija es convertir a su violador en mi mujer? Tal cual.

No sé, Banderas, para mí, sigue siendo el bueno de la película, y ya sabemos que Elena Anaya era el malo, pero el asunto transgenético se vuelve tan turbio que no sabes qué pensar.

Y como desenlace: Elena Anaya le pega un tiro a Banderas y 2 a Marisa Paredes, y se marcha corriendo a Coruña a decir a su madre que ahora tiene chumino. Fin.

El guión y sobre todo ‘la idea’ está genial, aunque quizá se hace muy larga la presentación y aburra al personal, dado que ‘la idea’ no se conoce hasta el Nudo. Bueno, si yo hubiera escrito el guión, Banderas no habría muerto, y Elena Anaya no sería Elena Anaya, sino Rossy De Palma.

En fin, la peli se deja ver (al menos con fiebre), aunque no disfrutar. No la puedo recomendar, salvo que no tengas nada mejor que hacer, como una colonoscopia o así.

Os dejo el tráiler: