“La mujer pantera” (1942) – un clásico un poco flojeras

Mujer Pantera

TÍTULO ORIGINAL Cat People
AÑO 1942
NACIONALIDAD USA
DIRECTOR Jacques Tourneur
GUIÓN DeWitt Bodeen
MÚSICA Roy Webb
FOTOGRAFÍA Nicholas Musuraca (B&W)
REPARTO Simone Simon, Kent Smith, Tom Conway, Jane Randolph, Jack Holt, Alan Napier, Elizabeth Dunne, Mary Halsey
SINOPSIS Oliver conoce a Irena durante una visita al zoo. Se enamoran y acaban contrayendo matrimonio. Durante el convite, una misteriosa mujer aparece y afirma ser pariente de Irena. Ella comienza desde entonces a comportarse de manera extraña. Por ello, Oliver solicita la ayuda del doctor Judd, un psiquiatra, mientras confía sus temores a Alice, una amiga. Los celos de Irena complicarán aún más la situación, poniendo en peligro la vida de Alice.

Una obra maestra del cine negro, aderezado con terror y  fantasía, que nos traslada a los Estados Unidos de los años 40, donde una chica serbia, interpretada por la ex-modelo y actriz Simone Simon, se enamora de un chico yanki, y en 2 citas se enamoran y se casan…

Película muy rápida, demasiado, que no se anda con rodeos en los 73 minutos que dura.

Algún spoiler por abajo, continúa bajo tu responsabilidad… 😀

simone-simon-oct2007-600
La pantera, Simone Simon

Así de rápido, a los 12 minutos de película ya llevan meses casados. Pero ojo, él respeta su flor como si de la ambrosía se tratase, porque se ha casado con ella sin haber siquiera probado un beso de su boca. Ya no hablemos de consumar el matrimonio practicando el antiguo arte del fornicio, no. Hablamos de un hombre de verdad, de los que saben guardar la pantera en la bragueta, de los que sólo existen en las películas de los años 40.

En fin, la película va de la chica serbia, Irena, que no puede besar o ejem con nadie, porque si no se convertirá en una pantera y se irá por ahí a hacer maldades… o eso dice la maldición que pesa sobre su familia. Y aún así, sabiéndolo, Oliver, el chico de la película, decide casarse con ella.

Él la manda a terapia con un psiquiatra para que “la cure de su locura” y poder mojar el churro antes de que se le reseque como una pasa… Finalmente el psiquiatra termina enamorándose y, en fin, la locura se expande…

Oliver, en vista de que Irena no se cura, ni tiene ganas de curarse, le da un arranque de sinceridad hormonal y le dice que está enamorado de una compañera de trabajo; Irena entra en cólera y va a por ella, pero no la mata no, sólo le pega 3 sustos sin más.

El psiquiatra enamorado acude a ella otra vez, pasa lo que tiene que pasar (qué será?) y fin.

Escenas para el recuerdo:

  • Alice, la compañera de trabajo de Oliver, siendo perseguida por “nada” en un tunel. Escena que termina con la súbita llegada del autobús y un meneo de matorral. Genial escena de terror psicológico.
  • Oliver, Irena y Alice en una especie de museo de navegación… Oliver y Alice hablando de barcos mandan a Irena por ahí, y Oliver le dice que “ya te encontraremos dentro de una hora…“. Qué fino, Oliver! bravo! Librándote de tu mujer en cero coma, para quedarte con la otra churri y hablar del palo mayor… Bieeeeen! 1er Premio a la fidelidad!
  • El gatete que Oliver le quiere regalar… más majo 🙂

Al margen de mi sarcasmo, estamos ante una gran película, con un tratamiento de la imagen soberbio  unos planos geniales y una fotografía fuera de serie. Si entornas un poco los ojos, pasa por una de Hitchcock.

La ambigüedad con la que juegan durante todo el metraje sobre si Irena está loca o no, está muy bien lograda, y hace que dudes realmente y te metas en la historia. La firma de Jacques Tourneur está patente, y la pudimos disfrutar un año más tarde con El hombre leopardo (1943) y Yo anduve con un zombie (1943), todos ellos clásicos del cine de terror y fantástico. La última película citada, otro pilar del cine zombie, 25 años antes de La noche de los muertos vivientes de Romero.

Lo único que flojea en el guión o película en general, es la rapidez con la que se suceden los acontecimientos. Sin darte cuenta -literalmente-, la pareja está casada, y medio minuto después él le o frece el divorcio… No sabemos, ni sabremos, si debido a presupuesto  o una mala post-producción, o incluso a un mal guión, pero el caso es que todo sucede demasiado deprisa. Y no es que la película se haga corta, si no que se hace extraño que las cosas pasen como pasan.

Completamente recomendable dentro de cualquier ciclo de cine negro, terror o fantasioso, y con lo poco que dura, aún da para una buena charla después.

No puedo terminar sin mencionar el remake, fallido a mi entender, realizado 40 años más tarde, rebautizado en España como “El beso de la pantera“, donde lo único a destacar es la belleza de Nastassja Kinski, alguna cancioncilla de Bowie, y otra vez Nastassja Kinski.

Como dice el usuario Macarrones, de Filmaffinity…

[]… la Kinski es muy estilosa con esto de quedarse en bolas, porque John Heard se quita siempre los pantalones como si fuera a cagar…[]

Lo que me he reído con este comentario no tiene nombre.

0 comentarios sobre ““La mujer pantera” (1942) – un clásico un poco flojeras”

    1. Como dicen: “para gustos…”

      Hay pocos remakes que me gusten más que la original, precisamente por eso, no son “la original”. En este caso, la Kinski es lo único destacable, porque el resto de la película es muy paisajista, y al ser un remake: predecible.

Deja un comentario