La forma del agua (2017) – molonidad máxima

La forma del agua es maravillosa en todo su sentido. Emotiva, llena de contenido, de corazón y de todo. Es como ese perrito caliente que cuando te preguntan qué le ponen, le respondes: ponle todo.

Continúo de tranqui tras el salto.

Participas en nuestra porra de los Óscar?

F-U-C-K-Y-O-U

Género romático, dramático, con tintes de distopia y ciencia ficción con tintes dieselpunk. Guillermo del Toro se aventura con un batiburrillo de géneros incluyendo también la crítica política.La forma del agua te puede gustar más o menos, pero no te va a dejar indiferente.

La historia es cojonuda, y aunque la tachen de plagio por Let me hear your whisper (1969), hay que saber establecer líneas para separar las diferencias, que son muchas, entre ambas historias. Sí, si nos ceñimos a una sinopsis de twitter, tenemos 2 historias iguales: “Señora de la limpieza quiere salvar a un -bicho- de un laboratorio que sólo habla con ella”. De verdad, no necesito meterme a criticar o no si hay plagio o no, porque es completamente absurdo.

Donde si podría ver un pagio de Guillermo del Toro es hacia… Guillermo del Toro. Porque vale que en Hellboy metas a Doug Jones como Abraham Sapien, y vale que sea tu actor fetiche para usar como bichoño en el resto de tus pelis… pero coño, meterlo en esta peli también como anfibio? Ojo, lo hace de perlas, pero me parece puteo xD

Doug Jones en Hellboy, como Abraham Sapien

Repito, La forma del agua es una película cojonuda y maravillosa. Hará que tengas cosquilleos en tus partes, sin necesidad de recurrir al chorro de la ducha. Y así como no necesito meterme  a criticar el plagio, tampoco necesito hablar mucho más de la peli. Directamente os mando de cabeza a verla si todavía no lo habéis hecho.

Y la banda sonora…

En esta categoría, La forma del agua sí que tiene que llevarse un premio, porque Alexandre Desplat consigue meternos en la historia de una manera brutal, y con sonidos y canciones no sólo muy acordes (chiste malo) con lo que vemos, sino con el momento en el que estamos, plena guerra fría. Todo muy bien seleccionado.

Y, aunque no forme parte de la banda sonora en sí, el momento género musical es brutal. No queriendo, consigue arrancarte media sonrisa bobalicona.

Repito: id a verla, pero ya!