Horizonte final (1997) – viaje oscuro al fondo de la mente

horizonte_final-caratula

TÍTULO Horizonte final
AÑO 1997 NACIONALIDAD Reino Unido
DIRECTOR Paul W.S. Anderson
GUIÓN Philip Eisner
REPARTO Laurence Fishburne, Sam Neill, Kathleen Quinlan, Joely Richardson
SINOPSIS En el año 2047, la nave de rescate “Lewis and Clark” es enviada a investigar la misteriosa reaparición en la órbita de Neptuno de una nave experimental, la “Horizonte Final”, desaparecida años antes con toda su tripulación. En el año 2040, la nave “Horizonte Final” fue lanzada al espacio para explorar los confines del universo, pero desapareció sin dejar rastro. Mientras la misión de rescate intenta averiguar cuál ha sido el destino de los desaparecidos, a bordo de la nave tienen lugar extraños sucesos.

Con un presupuesto de 60 millones de dólares y una recaudación de apenas 23, podríamos pensar que estamos ante uno de los fracasos más estrepitosos de la historia del cine. A nivel económico así es, la película sólo dio pérdidas, pero a nivel cualitativo no, la película brilla en casi todos los aspectos.

Continúo tras el salto.

Tercera película de Paul W.S. Anderson, después de haber rodado un par de años antes la genial, para mí, Mortal Kombat. Ahora tenía delante un cambio de género brutal… pasar de una comedia de acción y artes marciales a un thriller de terror y ciencia-ficción.

Como ya dije arriba, la película no funcionó en taquilla, pero en la cultura popular ha adquirido tintes de película de culto, y desde luego, para los fans del terror, y concretamente de Hellraiser, esta película podría ser un spin-off cojonudo.

event-horizon1

La cinta tiene tintes de gore bastante marcados, pero en la wikipedia podemos leer que podrían haber sido más gore, hasta que Paramount decidió recortar 30 minutos de película! 30!

Anderson cuenta que el montaje original de la película, antes de terminar los efectos especiales, duraba unos 130 minutos. La película contenía escenas mucho más violentas, y en las pruebas de proyección que se hicieron, el público quedó bastante impresionado. La Paramount pidió a Anderson que acortara la película y eliminara parte de las escenas violentas. De este modo, el metraje de la película se acortó en unos 30 minutos, pero según el director fue una decisión lamentable.

Y tan lamentable… la sangre nunca sobra!

En fin, que la historia no viene a ser más que La mansión encantada con los decorados de Alien y el suspense de El resplandor (con homenaje incluido), todo mezclado de forma exquisita por un ‘novato’ de la dirección como era Paul Anderson.

Sin embargo, si yo la pongo tan por las nubes, y muchos otros la tienen como una película de culto… qué es lo que pudo fallar?

No fue sólo el eliminar esos 30 minutos del metraje (de hecho yo me acabo de enterar de ese recorte), lo que falla en esta película es lo que lleva estropeando grandes películas a lo largo y ancho de la historia del cine: un final nefasto.

Es muy duro mantener un ritmo de calidad intenso, darle a los espectadores lo que quieren ver en cada momento, y sorprenderlos con giros interesantes, para darles una resolución de mierda y llena de efectitos Michael Bay style.

Por suerte, podemos quedarnos con muertes cojonudas, un nivel de gore bastante guay, un suspense mantenido a la perfección durante toda la historia (aunque haya cosas muy evidentes) y no puedo dejar de mencionarlo: recuerdos de Hellraiser en cada poro. Las torturas sadomasoquistas y el diseño del motor gravitacional parecen sacados de las hojas de Clive Barker.

Event-Horizon-2
Paul Anderson imitando a Clive Barker imitando a El Bosco.

Y no voy a decir nada más de una película que, para mí, no ha envejecido ni un mes desde casi los 20 años que tiene. Completamente recomendable para pasar un buen mal rato.

Y aquí una galería de lo que os perdéis…