Gremlin (The Box) (2017) – huid de ella

Gremlin me atrajo por el título. La sinopsis no es que me fuera demasiado, pero aún así decidí darle una oportunidad… los bichoños siempre resultan atractivos de alguna manera. Aquí todo lo bueno que llegué a pensar se desvanece en muy poco tiempo.

Continúo de tranqui tras el salto.

El primer plano de Gremlin mola mucho… una caja metálica de aspecto sospechoso. Recuerdo lejano de Hellraiser. Ahí se queda todo lo guay… en un segundo sale el bicho de la caja, y es tan pequeño que es ridículo. No asusta en absoluto ni da grima ninguna.

El bicho sale de la caja cada X tiempo para alimentarse, luego vuelve, y aunque se intentan deshacer de la caja, siempre aparece en el mismo sitio, como una especie de maldición.

La historia no da de si, y los actores son lo p**o peor, como si fueran los descartes de Al salir de clase. Sorpresivamente, la fotografía no está nada mal y la dirección tiene algún plano más que interesante. A destacar (para bien) la “pequeña historia” donde cuentan el origen de la caja… unos 20 segundos geniales.

Pero no, Gremlin no merece la pena en absoluto, salvo que quieras empezar a convulsionar en el sofá mientras sufres una diarrea ocular.