“El Hobbit: Un viaje inesperado” (2012) – una buena película mal llevada

poster-el-hobbit

TITULO ORIGINAL The Hobbit: An Unexpected Journey
AÑO 2012
NACIONALIDAD Estados Unidos
DIRECTOR Peter Jackson
GUIÓN Fran Walsh, Philippa Boyens, Peter Jackson, Guillermo del Toro (Novela: J.R.R. Tolkien)
MÚSICA Howard Shore
FOTOGRAFÍA Andrew Lesnie
REPARTO Martin Freeman, Ian McKellen, Richard Armitage, Ken Stott, Aidan Turner, James Nesbitt, Graham McTavish, Dean O’Gorman, Peter Hambleton, Jed Brophy, Stephen Hunter, John Callen, Adam Brown, William Kircher, Mark Hadlow, Sylvester McCoy, Andy Serkis, Hugo Weaving, Cate Blanchett, Christopher Lee, Ian Holm, Barry Humphries, Manu Bennett, Elijah Wood, Bret McKenzie
SINOPSIS Precuela de la trilogía “El Señor de los Anillos”, obra de J.R.R. Tolkien. En compañía del mago Gandalf y de trece enanos, el hobbit Bilbo Bolsón emprende un viaje a través del país de los elfos y los bosques de los trolls, desde las mazmorras de los orcos hasta la Montaña Solitaria, donde el dragón Smaug esconde el tesoro de los Enanos. Finalmente, en las profundidades de la Tierra, encuentra el Anillo Único, hipnótico objeto que será posteriormente causa de tantas sangrientas batallas en la Tierra Media.

Con El Hobbit: Un viaje inesperado, me lo pasé 400 veces mejor que con ESDLA: La comunidad del anillo. Aunque no sea necesario hacer una comparativa, porque estamos hablando de 2 películas diferentes.

La acción tarda en llegar, pero desde que llega, es casi constante y con pocos momentos contemplativos y paisajísticos, no así ocurre en LCDA. Además del nivel superior de acción, la comedia es una constante en esta película, desde las tonterías de los enanos y las escenas de los Trolls hasta las apariciones de Radagast. Por todo esto casi podríamos catalogar a El Hobbit: Un viaje inesperado como una comedia de acción en lugar de una película de fantasía épica.

A nivel técnico, la película apesta a digital que tira para atrás. Los filtros de “rejuvenecimiento” que aplicaron a las escenas recordando batallitas o a los primeros planos de personajes en dichas escenas tienen un tono Playstation que me resulta desagradable a la vista.

No sólo por los mencionados filtros deja de gustarme la producción, si no por el tratamiento dado a personajes principales, como Azog, interpretado por Manu Bennett… Tiene cuerpo de sobra para interpretar al personaje, aumentándolo ligeramente de tamaño y con el maquillaje adecuado, quedaría muchísimo mejor que como lo hicieron, que parece 100% digital. Así como hicieron en ESDLA con los Uruk-Hai podrían haber repetido aquí; no lo hicieron. Cagada.

Otras escenas, al igual que en ESDLA, podríamos decir que sobran, como las apariciones de Radagast, cuando en el libro apenas es mencionado (y en ESDLA sí tiene protagonismo, y en la película no se lo dan). No obstante, queda graciosete –quizá demasiado– y no estorba. El momento erizo es muy tierno a la par que triste.

No mencionaré nada más de la historia para no spoilear al personal, así que para ir terminando, diré que me parece una muy buena película, pero muy mal producida.

El doblaje no ayuda tampoco a que la experiencia del espectador mejore, al igual que en ESDLA. Sea en castellano, latino, francés o italo-húngaro, la película pierde enteros en comparación con la versión original. Mucho mejor ecualizada, voces que encajan (lógicamente) y canciones que no apestan.