Cine Steampunk – con el anacronismo por bandera

El steampunk, durante sus inicios, fue un subgénero literario nacido dentro de la ciencia ficción especulativa que surgió durante la década de 1980 a manos de escritores conocidos por sus trabajos cyberpunk. A día de hoy, este subgénero ha madurado hasta convertirse en un movimiento artístico y sociocultural y no tan solo literario. El steampunk se desenvuelve en una ambientación donde la tecnología a vapor sigue siendo la predominante, y por normalidad, asentada en Inglaterra durante la Época victoriana, donde no es extraño encontrar elementos comunes de la ciencia ficción o la fantasía.

vía Wikipedia 

Hace poco un compañero de trabajo me mencionó el término, y en un primer momento no supe de lo que me hablaba, hasta que me indicó unos apuntes sobre el estilo, e inmediatamente me vino a la cabeza una película: Wild Wild West, que curiosamente, es una de las peores películas del género e incluso de la historia del cine en general.

Al margen de ésta, hay cientos de películas que nos quedan en el olvido… por desconocidas o por obvias. Y aunque la definición, y la mayoría de las que nos encontremos, nos remitan a los 80 como cuna del movimiento, tenemos que irnos mucho más atrás…

De 1902 a 1936

El género Steampunk, que para muchos será una novedad, dejará de serlo cuando indico que “es tan antiguo como el mismo cine”. En 1902, Georges Méliès rodó “Viaje a la luna“, que podríamos considerar sin lugar a dudas como la primera película del género. Partiendo de esa base, han pasado más de 111 años, y contando.

Rápidamente pasamos a 1916 con la primera versión de “20.000 leguas de viaje submarin0”; 1925 con “El mundo perdido de Sir Arthur Conan Doyle”; y un necesario parón en 1927, con “Metrópolis” de Fritz Lang.

Sinopsis de Metrópolis En una megalópolis del año 2000, los obreros viven recluidos en un gueto subterráneo, donde se encuentra el corazón industrial de la ciudad y del que no pueden salir. Pero, incitados por un robot, se rebelan contra la clase intelectual que detenta el poder y amenazan con destruir la ciudad exterior. Freder (Gustav Frölich), el hijo del soberano de Metrópolis, y María, una muchacha de origen humilde, intentarán evitar la destrucción apelando a los sentimientos y al amor.

Una clara obra Steampunk englobada igualmente dentro del expresionismo alemán de primer orden. Curiosamente, en su época, fue una superproducción, aunque resultó un fracaso rotundo en taquilla.

ThingsToCome (146)
Things to come, 1936

Pasamos a 1936 y llega “La vida futura” (Things to come) de H.G. Wells. Si la analizamos con un poco de seriedad, nos partiremos el hojaldre con la imaginación que tenían en Gran Bretaña en plenos albores de la IIGM… todavía no había empezado la lluvia de pepinos… Pepinos to come.

Los años 50 y 60

Damos un salto de casi 20 años y nos llega la segunda versión (desconozco si hay versiones de por medio) de “20.000 leguas de viaje submarino” en 1954, producida, como es menester con más medios cualitativos, lo que permite una mejor recreación del ambiente. Llegan casi juntas”La vuelta al mundo en 80 días” (1958), “Una invención diabólica”  (1958), “Viaje al centro de la tierra” (1959) y “El amo del mundo” (Master of the world, 1961), todas ellas ambientadas en un reimaginado universo de Julio Verne… una elegante mezcla de ciencia-ficción y mundo-futuro con elementos de la época de las máquinas de vapor.

El tiempo en sus manos, 1960

Entre esa retahíla de películas vernianas, se cuela “El tiempo en sus manos” (1960), del anteriormente mencionado H.G. Wells. Desde luego una película mucho más madura que “La vida futura” (1936) y que muchas películas de aquella época… recordemos la oleada de sci-fi de los años 50, donde la premisa para hacer el 90% de las películas era: “bueno, qué insecto o arácnido aumentamos de tamaño para esta película?”. H.G. Wells ganó algo de dignidad en su obra y se creó una película que pasará a la posteridad como una de las mejores películas de ciencia ficción de todos los tiempos. Desde luego es bastante mejor que su homónima de 2002, que cuando la ves te deja un regusto a “le falta un poco de todo para merecer la pena”.

Pasan unos años y nos llega “La gran sorpresa” (1964), una película que he visto no hace mucho y que me sorprendió gratamente, por lo verniana que era, y a su vez, divertida. Igualmente que varias de las anteriores, está basada en una novela de H.G. Wells de 1901 – desde luego, entre Wells y Verne, han hecho mucho, muchísimo por el cine de ciencia ficción y steampunk de la historia… y lo que queda por hacer!-. Esta película cuenta una apasionante y original historia sobre una expedición americana que al alunizar se encuentran con una pequeña bandera inglesa, acompañada de una nota fechada en 1899.

Parte del éxito de la película, al margen de su buena dirección e interpretación de los actores, fue gracias al genio de la animatrónica Ray Harryhausen. Aprovechamos para dejar nuestro pequeño homenaje a su obra:

The Wild Wild West (1965) – algo gordo se aproxima

En 1965 entra en escena Wild Wild West, la serie de TV, que durante cuatro años, hasta 1969, maravilló con sus artefactos e historias a la mitad de los estados unidos. No así en europa, que no llegamos a conocer más que por alguna referencia, pero que yo sepa, no llegó a emitirse nunca. Pasó desapercibida para el resto del planeta, dado que en aquellos tiempos, no se solían exportar productos de este tipo. No como ahora, que nos venden cualquier mierda, y como imbéciles vamos a comprarla.

Sin quererlo, y sin saberlo hasta unas décadas más tarde, las aventuras de Jim West marcaron un hito en la historia del género.

Blade Runner (1982)

blade_runner6

Vamos a saltarnos, a propósito, los años 70 y lo poco que se hizo, y no muy destacable, para caernos de bruces en 1982, cuando se rodó la mejor película de ciencia ficción de todos los tiempos: Blade Runner.

La ambientación cine negro de los años veinte convive en perfecta armonía con la estética ciberpunk , los personajes, los aparatos, armas… todo resulta anacrónico en una sociedad futura como la que relatan. Tengo que añadir que paralelamente a la escritura de este post, estoy leyendo “Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” (Philip K. Dick, 1968), y me estoy quedando muy sorprendido con lo genialmente recreada que está la película, y más aún con el autor de la novela, lo profundo de su pensamiento y la filosofía que se encierra en la lectura de la obra. Salvando, lógicamente, las distancias y libertades que se toma la película en relación a la novela original. Cambios obvios y necesarios para aportar dramatismo y dinámica a la historia.

Dune (1984) – la época victoriana de Arrakis

Igualmente genial película -y mejor novela (para no disgustar a los fanboys)-, dirigida por David Lynch sobre una novela del enorme, enormísimo, Frank Herbert.

“No conoceré el miedo. El miedo mata la mente. El miedo es el pequeño mal que conduce a la destrucción total. Afrontaré mi miedo. Permitiré que pase sobre mi y a través de mi. Y cuando haya pasado, giraré mi ojo interior para escrutar su camino. Allí por donde mi miedo haya pasado ya no quedará nada, sólo estaré yo.”

Arthur C. Clarke – Dune

No tanto por los artefactos, armas o historia, sino por la ambientación victoriana en planetas de otras galaxias; por las edificaciones, los personajes, su educación y protocolo, mezclado con los avances tecnológicos de otros mundos, monstruos sacados de la peor pesadilla de un perro con lombrices… toda esa mezcla hace de Dune una obra imprescindible de cualquier neófito steampunkero.

Para los fanboys, mentar que la versión telefilme que se hizo décadas más tarde es mucho más fiel a las novelas, e incluso sus secuelas, pero ninguna de estas tienen el encanto de la película de Lynch, por ahí no paso.

[axioma] Sin Patrick Stewart no hay Dune.[/axioma]

Brazil (1985)

Sinopsis de Brazil En un extraño y deprimente universo futurista donde reinan las máquinas, una mosca cae dentro de un ordenador y cambia el apellido del guerrillero Harry Tuttle (Robert de Niro) por el del tranquilo padre de familia Harry Buttle, que es detenido y asesinado por el aparato represor del Estado. El tranquilo burócrata Sam Lowry (Jonathan Pryce) es el encargado de devolver un talón a la familia de la víctima, circunstancia que le permite conocer a Jill Layton (Kim Greist), la mujer de sus sueños. Y, mientras la persigue, hace amistad con Harry Tuttle y se convierte en su cómplice.

Genial película de Terry Gilliam, ambientada en un futuro distópico y condenadamente burocrático… Genial la ambientación (gracias a que Gilliam se negó a hacer la película más comercial y luminosa). Muchos son los elementos del movimiento que podemos encontrar durante toda la cinta.

Trilogía Regreso al futuro (1985-1989-1990)

Creo que huelga decir de qué va la película, quién sale y quién la creó… no?

Aunque toda la trilogía tenga elementos Steam, no es hasta la tercera película que gana todos los puntos del género, y sobre todo, el momento más Steam de toda la saga… el final de la tercera película.

Atención a la ropa, tren… grande! Pero más atención al minuto 1:58, al niño rubio, y sobre todo, a su mano derecha… Cómo? qué?… “me estoy meando, acerca el plano… no puedo más! me meo!”

Hayao Miyazaki y sus inventos

Años más tarde, el género ganó algo de vida y seguidores con el anime “El castillo en el cielo” (1986), del casi siempre genial Hayao Miyazaki (Nausikaä, 1984; El viaje de Chihiro, 2004; El castillo ambulante, 2004 – quizá su obra más Steampunk) . En esta película, los subgéneros empiezan a tener nombres propios… Por un lado, el Steampunk, y por otro, empieza a gestarse lo que se conocerá posteriormente como Dieselpunk.

Se conoce como dieselpunk a la subcultura y al movimiento artístico y literario que combina las diferentes estéticas comprendidas entre 1920 hasta 1950 con aquellas encontradas en nuestro presente. El termino hace mención a la llamada “Era diésel”, un periodo coloreado, entre otros, por el Art Déco, los héroes pulp, el jazz y la música swing y los amorales detectives encontrados en la ficción noir. El dieselpunk busca crear algo nuevo, impredecible y diferente del resultado de combinar el espíritu de una era pasada con las modernas tecnologías y la actitud de hoy en día.

vía Wikipedia

The Rocketeer (1991) – nace el Dieselpunk

Sinopsis de The Rocketeer Hollywood, años treinta. Después de robar un arma secreta en Los Ángeles, la mafia la esconde en un aeródromo. Se trata de un propulsor individual que convierte a quien lo utiliza en un auténtico hombre cohete. Los nazis están muy interesados en ella. Fortuitamente llega a manos de Cliff Secord, un piloto acrobático a quien todos intentarán atrapar.

En 1991 tenemos la primera película Dieselpunk -con actores de carne y hueso- de la historia. Una película que recuerdo haber visto en el cine el día de su estreno, y de la que salí encantado, por cierto: “The Rocketeer”, que cuenta la historia de un joven piloto acrobático que descubre un misterioso cohete que le permite volar… luego vienen los nazis en zepelines y se lo quieren robar… Jetpacks y Nazis: una mezcla genial (por qué todo lo genial tiene a los nazis de por medio?).

La ciudad de los niños perdidos (1995)

Sinopsis de La ciudad de los niños perdidos Sobre una plataforma marina perdida en la niebla, el malvado Krank envejece prematuramente, pues carece de una cualidad esencial: la facultad de soñar. Por esta razón, rapta a los niños de la ciudad para robarles sus sueños. Sus compañeros de infortunio son: Irvin, un cerebro que flota dentro de un acuario, la señorita Bismuth y una banda de clónicos. Al otro lado de la niebla, en la ciudad portuaria, se encuentra One, una fuerza de la naturaleza ingenua pero extraordinariamente valiente, que busca a Denre, su hermano pequeño desaparecido.

La película flaquea por momentos y es demasiado lenta, para mi gusto, claro está. No obstante, la película cumple con todos los estándares del género, y además, es una película visualmente fabulosa.

Dark City (1998)

En 1998 apareció “Dark City”, otra maravilla de película (en la que Matrix… se inspiró -por no hacer uso de otros eufemismos peor sonantes- para crear su trilogía) también encuadrada dentro del género Dieselpunk protagonizada por Rufus Sewell, Kiefer Sutherland, Jennifer Connelly y William Hurt.

Sewell interpreta a John Murdoch, un hombre que sufre de amnesia y que se encuentra acusado de asesinato; Murdoch intenta descubrir su verdadera identidad para limpiar su nombre mientras escapa de la policía y un misterioso grupo conocido como “los extraños”. La inspiración K. Dick está presente durante toda la obra.

Ambas películas, Dark City y The Rocketeer, curiosamente cuentan en su reparto con Jennifer Connelly… casualidad? seguro que sí, pero bueno, ahí queda eso… iBanhoe tendrá algo que aportar, aparte de sus babas… xD

Wild Wild West (1999) – el mejor ejemplo de Steampunk?

No fue hasta 1999 que el género alcanzó su máximo esplendor cinematográfico con la llegada de Wild Wild West, con Will Smith. Podríamos afirmar que WWW fue la primera película en tener cierta relevancia a nivel mundial (una recaudación de 170 millones de dólares lo atestiguan). No nos engañemos, por mucho que recaudara, y por frikismo, afirmemos que “nos gusta”… es una mala película, divertida, pero mala.

La premisa de la historia está bien, las ambientaciones y recreación de un universo Steampunk están muy bien, pero ni las interpretaciones merecen la pena, ni los personajes están “logrados” -aunque sí están bastante bien caracterizados-, ni la música es la más acertada… empezando por la canción principal, un Hip-Hop cantado como no podría ser de otra forma, por Will Smith, hasta las canciones de relleno, como “Bailamos”, de Enrique Iglesias… Ambas canciones y estilos muy del género Steampunk, vamos…

El videoclip, al menos… es divertido:

La liga de los hombres extraordinarios (2004)

Sinopsis de La liga de los hombres extraordinarios En plena Era Victoriana, el gobierno inglés vive dominado por el pánico porque no sabe cómo frenar un diabólico plan, cuyo objetivo es conseguir el dominio del mundo. La única solución para desmantelar el maquiavélico proyecto es contratar a los más grandes aventureros, entre los cuales están Allan Quatermain, el Dr. Henry Jekyll, el Capitán Nemo y Dorian Gray.

La simple mezcla de los personajes en una sola historia ya es digna de merecer, aunque el resultado final dejara bastante que desear. No por culpa de la historia (genial Alan Moore, como casi siempre), sino por la vulgar manera de rodarla. Aún con todo, se deja ver, y los elementos vernianos están muy bien recreados.

Van Helsing (2004)

Sinopsis de Van Helsing Siglo XIX. En medio de los montes de los Cárpatos está la misteriosa y mítica Transilvania, donde el mal siempre está presente, el peligro aparece cuando el sol se pone… y donde toman forma los monstruos que habitan las pesadillas de los hombres.

Únicamente por la ambientación y sobretodo por las armas de Van Helsing (mención especial a la ballesta de repetición)… el resto, es una película altamente infumable.

Sky Captain y el mundo del mañana (2004) – donde lo mejor, es lo peor

Sinopsis de Sky Captain y el mundo del mañana Famosos científicos de todo el mundo están desapareciendo misteriosamente, y la reportera del Chronicle, Polly Perkins y el experto aviador Sky Captain lo están investigando. Arriesgando sus vidas, viajan a lugares exóticos, pero ¿podrán detener al malvado doctor Totenkopf, cuyo objetivo es destruir la tierra? Para cumplir su misión cuentan con la ayuda de Franky Cook, comandante de un escuadrón femenino, y de un genio de la tecnología.

Sin duda, estamos ante el mejor exponente del género Steampunk, por la genial ambientación, decorados, vestimenta y artilugios, sin embargo, como suele ocurrir cuando ponemos demasiado empeño en una cosa, la cagamos en otra… la historia no había por donde cogerla, las interpretaciones dejaban bastante que desear, y los personajes no encajaban del todo dentro de la película. Quizá lo peor de la película sea el uso y abuso del croma, que se nota a leguas, y hace que el visionado desluzca bastante. Una película que podría ser visible, se queda en obviable.

Hellboy I y II(2004-2008)

La historia de Hellboy es compleja, una amalgama de mitos y folklore, desde la mitología nórdica hasta la griega o rusa incluyendo además muchas referencias al bestiario de Lovecraft, lo que compone un cócktail fenomenal. Mezclando el cócktail con la ambientación y vestimenta de los personajes, además de los artilugios de los Nazis (siempre son los nazis los que tienen los mejores cacharros), terminan gestando un muy buen exponente del género.

La brújula dorada (2007)

Sinopsis de La brújula dorada FUna niña de 12 años que hará un largo viaje para intentar salvar a un amigo. En el camino se encontrará con todo tipo de extrañas criaturas, brujas y otros personajes de un universo paralelo…

Adaptación de la novela Luces del norte, de Philip Pullman, claramente dentro del género, por todo. Perfectamente recreado el ambiente, personajes, vestimenta, artilugios. Sin lugar a dudas, otro de los mejores ejemplos del Steampunk. Por desgracia quedó prácticamente en el olvido por ser considerada como un refrito de El Señor de los Anillos, o Las Crónicas de Narnia, no teniendo nada que ver ni con una ni con otra.

Watchmen (2009)

Watchmen presenta una historia alternativa donde los superhéroes surgen en los años 1940 y 1960, ayudando a los Estados Unidos para ganar la Guerra de Vietnam. El país se está desplazando hacia una guerra nuclear con la Unión Soviética, los vigilantes disfrazados han sido declarados ilegales y la mayoría de los superhéroes anteriores se encuentran en retiro o trabajan para el gobierno. La historia se centra en el desarrollo personal y de las luchas de los protagonistas como una investigación sobre el asesinato de un superhéroe patrocinado por el gobierno que los saca de su retiro, y, finalmente, les lleva a enfrentarse a un complot que evita la guerra nuclear matando a millones de personas.

Cowboys Vs. Aliens (2011)

Llegamos casi a nuestro tiempo presente con una de las últimas películas que podríamos englobar dentro del género Steampunk: Cowboys Vs. Aliens, dirigida por John Favreau sobre la novela gráfica homónima de Scott Mitchell Rosenberg.

La historia nos sitúa en el viejo oeste, en el año 1880, donde los colonizadores e indios americanos emprenden una batalla salvaje por el control de la tierra. Pero cuando esta tierra es amenazada por seres de otro planeta, los enemigos deberán trabajar juntos para salvar la humanidad.

La película no obtuvo el impacto deseado en taquilla, dado que sólo pudo cubrir gastos y poco más (recaudó 174 millones de dólares por encima de un presupuesto de 163 millones), pero es un ejemplo bastante cercano al Steampunk puro.

Sucker Punch (2011)

Más cercana al género que la anterior, si cabe. Esta película ambientada en los años 50 sigue la historia de una joven -a punto de ser lobotomizada– y su intento de escapar de un hospital psiquiátrico junto con sus compañeras, algunas de ellas probablemente imaginarias.

Sucker Punch opera en tres niveles: primero una realidad, luego una sub-realidad en la que la sala de psiquiatría es un extraño cabaret, y por último un nivel formado por un mundo de ensueño donde secuencias de acción fuera del tiempo y el espacio tienen lugar.

La película está dirigida por Zack Snyder, sobre un guión de Steve Shibuya, y al ser una mezcla de realidades y sub-realidades, la fusión anacrónica de elementos se realiza de forma casi natural.

La película no triunfó demasiado, por no tener mucho sentido, y por mezclar demasiadas cosas sin sentido aparente… Esto hizo que la gente que la veía perdiera rápidamente el interés por seguir la película hasta el final. Presupuesto: 82 mill. Recaudación 90 mill.

Capitán América: El Primer Vengador (2011)

capitan-america poster

Sinopsis de El Capitán América Nacido durante la Gran Depresión (años 30), Steve Rogers creció como un chico enclenque en una familia pobre. Horrorizado por las noticias que llegaban de Europa sobre los nazis, decidió enrolarse en el ejército; sin embargo, debido a su precaria salud, fue rechazado una y otra vez. Enternecido por sus súplicas, el General Chester Phillips le ofreció la oportunidad de participar en un experimento especial: la “Operación Renacimiento”. Tras administrarle el “Suero Super-Soldado” y bombardearlo con “vitarrayos”, el cuerpo de Steve se hace perfecto. A continuación, se sometió a un intensivo programa de entrenamiento físico y táctico. Tres meses después, le encomendaron su primera misión como Capitán América. Armado con un escudo indestructible, emprenderá la guerra contra el Mal como centinela de la libertad y líder de los Vengadores.

La ciencia de la que hacen uso tanto los buenos como los malos durante la película está MUY dentro del steampunk. Armas, coches, submarinos, aviones…

Back Camera

Es uno de los últimos exponentes del género en la historia del cine, y no será el último, porque está por venir el Capitán América 2, y seguro que rescatan algo de steam.

Finalizando

Esta entrada no pretende sentar cátedra, si no tan sólo servir como un pequeño acercamiento a un género que conocemos, aunque no supiéramos “encajar”… si fantasía, ciencia ficción, acción… Todo género tiene un subgénero, y en este caso, es el Steampunk.

Habrá mil películas más, millones de ejemplos mejores de los que hablar, así que puedes compartir lo que conozcas con nosotros, y lo iremos añadiendo a nuestra pequeña enciclopedia.

Echas alguna película de menos?