Ciclo 007 – Octopussy (1983) Roger Moore

Si con Moonraker, Broccoli quiso subirse al carro de Star Wars, con Octopussy su intención era claramente subirse a otro; en esta ocasión, de Indiana Jones. En esta entrega de James Bond, el productor Albert Broccoli quiso introducir elementos de la saga de Indiana Jones, que en aquel momento triunfaba en las carteleras. Por eso, la acción tiene lugar en exóticas localizaciones de la India, y algunas persecuciones, como la del tren, recuerdan a En busca del arca perdida.

Maud Adams- Octopussy

El guión está nuevamente lleno de incoherencias, absurdeces , y esta vez la carga de carne gratuita resulta excesiva (¿una secta de mujeres que se pasan el día vestidas con tacones, látex y liguero? eso es taaan funcional para asesinar gente…), algunas secuencias (pocas) generan una gran expectativa, como la de Roger Moore, vestido de payaso, intentando desactivar la bomba en el circo, claro que es como un coitus interruptus, no llegan a culminar satisfactoriamente… y yo pienso que es porque Moore ya estaba mayor para el papel, también que esta película Ian Flemming ya había muerto y no podía asesorar… y… bueno, podemos decir que Broccoli siempre ha sido un poco … digamos que en su trabajo ha primado más  el dinero que el arte, cierto, es productor por lo que debe producir dinero, pero… produce arte, al fin y al cabo….

Magda, Kristina Wayborn

Pero eso es sólo el inicio, con el desarrollo de la historia también encontramos otros aspectos y personajes incomprensibles. Si bien la idea de una mujer reuniendo  a otras mujeres para un ejército, secta, clan o como quiera llamarlo, podría resultar interesante, desde mi punto de vista femenino lo veo peculiar, probablemente los hombres lo veais como algo erótico. Yo no es que  esté en contra de mostrar mujeres sexys y ligeras de ropas en la pantalla, se me permita el comentario, entiendo que la actividad cerebral masculina debe recibir algún estímulo de cuando en cuando, a mí me pasa lo mismo al ver hombres actractivos en una película…

Penelope Smallbone, michaela clavell

Pero cuando las integrantes van tan funcionalmente vestidas para la lucha con tacones, látex y ligueros, a lo único que se parece aquello es a un puticlub, quedando demostrado que la única función de este ejército es mostrar de manera gratuíta carnes en la pantalla. Cosa que me parece ridícula ya que a una buena película Bond no le debe ser necesario recurir a estos ardices, véase por ejemplo a Ursula Andress en bikini casi todo el tiempo en Dr. No,enseña carnes, ¡indudablemente que sí! , pero con buen gusto, con sentido y bien hilado (recordemos que les atacan y no puede coger el bolso con su ropa). Sinceramente es ridículo y va en la misma línea absurda que los chistes y chascarrillos de viejo verde de Roger Moore.

Bianca, Tina Hudson

Artísticamente no habría queja, la filmación es correcta, no hay fallos garrafales en las secuencias, cosa complicada con la gran cantidad de escenas de persecución absurdamente hiladas con peleas, y la gran cantidad de dobles utilizada. Se quiso dar emoción – no se logró – pero intentaron hacerlo y eso al menos le da un poco de dignidad a la película.

Así que en resumen la película argumentalmente es poco coherente, el protagonista es una desgracia, la chica bond es sosa  – guapa, eso sí-  pero muy insípida, las escenas de acción son buenas pero agotan por exceso  y sólo se salva la música de John Barry, reconozco que ésta película pueda gustarme personalmente más o menos, y que mi juicio se vea obnubilado por mi pequeña tirria hacia la época de Roger Moore pero no deja por ello de ser una película mediocre.

El tema principal es “All Time High”, interpretado por Rita Coolidge y escrito por John Barry y Tim Rice.

Fuentes: Archivo 007,  Wikipedia Filmaffinity y SensaCine