Bailando con Lobos (1990)

Sinopsis: En plena conquista del Oeste Americano por parte de los colonos, un oficial del ejército John J. Dunbar –Kevin Costner– tras haber sufrido las secuelas de la guerra pide destino en un puesto fronterizo con el objeto de recuperarse psicológicamente de los daños sufridos. Esto supondrá un cambio vital gracias a que en la soledad de su puesto fronterizo entrará en contacto con el pueblo Sioux…

Reconozco que con Kevin Costner me pasa lo mismo que con Tom Cruise, no me transmiten absolutamente nada a la hora de “actuar”, pero al igual que me pasó con Cruise en su película “El último Samurai” -que por cierto guarda una similitud sospechosa con esta cinta- años antes me pasó lo mismo con Costner, realizó la única película que me ha gustado de él y en comparación con lo que puede llegar a actuar este hombre me parece que en esta cinta llegó al culmen de su nivel artístico.

A Kevin Costner que se ocupó de la dirección, actuación y producción de esta obra, le acompañaron un reparto principalmente de auténticos Sioux, destacando el actor Graham Greene, uno de los pocos actores indios que hay en Hollywood y que ha trabajado en títulos como “Corazón Trueno” (1992), “Maverick” (1994), “Un muchacho llamado Norte” (1994), o “La jungla de cristal: La venganza” (1995), aunque su carrera se ha desarrollado principalmente en el medio televisivo.

Graham Greene -Pájaro Guía- y Kevin Costner -John J. Dunbar-

A ambos actores les acompaña  la espléndida actriz Mary McDonnell vista en títulos como “Grand Canyon” (1991), “Los fisgones” (1992), “Passion Fish” (1992), “Ganar de cualquier manera” (1994), o “Donnie Darko” (2001), por señalar algunos.

Mary McDonnell -En pie con el puño en alto-

La película nos lleva a una época de convulsión y cambios donde nos muestra la sin razón y masacre que se ha llevado a cabo contra los verdaderos nativos americanos, siendo esta cinta una oda a la libertad y dignidad de todas las razas. Para trasladarnos aún más intensamente la cinta tiene una maravillosa banda sonora compuesta por John Barry, uno de los compositores más destacados de las últimas décadas, suyas son bandas sonoras de cintas como  “Zulú” (1964), “Goldfinger” (1964), “Ipcress”  (1965), “La jauría humana” (1966), “El león en invierno” (1968), “Diamantes para la eternidad” (1971), “El hombre de la pistola de oro” (1974), “King Kong” (1976), “Abismo” (1977), “El abismo negro” (1979), “Fuego en el cuerpo” (1981), por señalar algunos.

En cuanto a la fotografía es simplemente espectacular y el encargado fue el director de fotografía Dean Semler, del cual he hablado recientemente en otra película.

En el año 1990 la academia la premió con 7 estatuillas en las categorías de Película -siendo la primera película desde “Cimarrón” (1931) que conseguía poner al género del Western en lo más alto-, Director –Kevin Costner-, Guión adaptado –Michael Blanke-, Fotografía –Dean Semler-, Música –John Barry-, Montaje –Neil Travis– y Sonido. Además estaría nominada a 5 oscars más en las categorías de Actor –Kevin Costner-, Actor secundario –Graham Greene-, Actriz secundaria –Mary McDonnell– Decoración y Vestuario.

Sin duda, la mejor película que hizo y hará Kevin Costner y la única que merece la pena su visionado -salvo si exceptuamos su Robin Hood pero no por Costner sino porque merece la pena tragarse la película por el villano Alan Rickman, hilarante e inconmensurable-.

En fín, una película que fue el detonante del resurgir de un género que estaba muerto hace años -el Western- y sinceramente de obligado visionado. Os dejo con el trailer. Disfrutad!!!