El acorazado Potemkin (1925)

 

Sinopsis: La tripulación del Acorazado Potemkin propiedad de la Marina Soviética, se amotina ante una situación que ya es insostenible debido a los malos tratos cometidos continuamente por los superiores del acorazado para con los tripulantes del mismo, teniendo su punto álgido cuando para comer les proporcionan carne en un estado tal de putrefacción que contiene larvas de mosca….

Este argumento que quizá no parezca muy atractivo a la gente que no haya visto esta cinta, es el detonante que sirve de pretexto para poder rodar una de las Grandes Obras Maestras del CINE con mayúsculas (y sí Jal, es en blanco y negro, muda y salen muchos tios con bigote pero ya sabes lo que pienso al respecto xDDD).

Que podemos decir de este título? Pues para empezar que está basado en hechos acaecidos durante 1905 en el puerto de Odesa (situado en la actual Ucrania). Tal es la magnitud de esta obra, que nos ha dejado una de las secuencias más recordadas, imitadas, míticas y conocidas de la historia del cine: Una madre con un carrito de niño está bajando por unas escaleras, durante la carga de los soldados del Zar Nicolás II contra el pueblo es alcanzada por una bala, como resultado; la madre suelta el carrito que baja por las escaleras del puerto de Odesa sin que nadie que pueda sujetarlo enfocándose al niño para provocar mayor inquietud en el espectador -ya que un niño indefenso provoca siempre la protección lógica de cualquier adulto-. Esta secuencia ha sido imitada en títulos como “Los intocables de Elliott Ness” (1986),  entre otros e incluso en series como “Los Simpson”.

El director de esta cinta es el sublime Sergéi Eisenstein, un auténtico visionario y revolucionario en la forma de concebir el cine, baste mencionar que fue el responsable de cambiar el concepto del “montaje” de los films, siendo una influencia totalmente fructífera en el cine de los años venideros. En este título si nos fijamos, los movimientos de la cámara son muy escasos siendo realmente lo que marca el ritmo de la película el montaje de la misma, los cambios continuos de plano y la acción desarrollada a lo largo de la historia.

 

Sergei Eisenstein, un auténtico genio en pleno montaje.

 

Esta sería la segunda de las películas de este director que pasaría del mundo del teatro al celuloide con “La huelga” (1924), posteriormente trabajaría en los títulos “Octubre” (1928), “La línea general” (1929), “Alexander Nevsky” (1938), “Iván, el terrible” (1943), “Iván, el terrible: La conjura de los Boyardos” (1958) por reseñar algunos de los más significativos. Para desgracia de los cinéfilos, dejaría inacabados por diversos motivos personales y políticos cintas como “Que viva México”, “El prado de Behzin” o la tercera parte de “Iván el terrible”.

Estamos sin duda ante una de las mejores películas que ha dado la historia del cine. Entiendo que muchas personas que nos puedan leer sean un poco reacios al visionado de la película (Jal tu no cuentas por tu falta de criterio xDDD) debido a que hoy en día tenemos cine en color y sonoro, pero sin duda quedarán maravillados si pueden apreciar la magnitud de la Obra que hemos comentado.

 

Desde este humilde púlpito cinéfilo recomendamos encarecidamente el visionado de esta auténtica Delicatessen sin paliativos. Os dejo con una secuencia de la película, disfrutad!!!

 

 

Autor: ibanhoe

  • Pingback: Zatōichi (座頭市), la de Kitano (2003) « Zinemaníacos

  • http://zinemaniacos.wordpress.com Zinemaníaco

    Porqué hay un negro en la portada? Es lo que se llama…

    Un Ruso Negro:

    Ingredientes:

    * Vodka 50 ml
    * Licor de café 25 ml
    * Cubitos de hielo picados 4-6
    * 1 palito de chocolate (para decorar)

    Preparación:

    * Paso 1: en un vaso ancho poner el hielo triturado, el vodka y el licor de café.
    * Paso 2: mover, servir y decorar.

    El licor de café con un ligero toque de chocolate y el Vodka energético. Para no dormir.

    • Air_Drosa

      …y con un toque de Red Bull o similares, lo rematamos.

      Una vez más, una caratula bastante repulsiva.