La fuga de Logan (1976)

Sinopsis: La vida transcurre plácidamente en una megalópolis del siglo XXIII. Sus habitantes dedican la mayor parte del tiempo a gozar de los placeres de la vida y frecuentan tiendas en las que pueden cambiar de personalidad y aspecto físico, gracias a la cirugía plástica instantánea. Sin embargo, al cumplir los 30 años, deben morir. Logan, un policía encargado de cazar a los que huyen de la muerte, decide también rebelarse y huir hacia el desierto que rodea la ciudad. 

Dirigida por Michael Anderson en 1976 y protagonizada por Michael York, Richard Jordan, Peter Ustinov, Jenny Agutter, Roscoe Lee Browne, Farrah Fawcett.

La película, para quien no esté al tanto, es una adaptación de la novela homónima, escrita en 1967 por William F. Nolan y George Clayton Johnson y de la cual, además de la presente, se hicieron varias adaptaciones, incluyendo una serie de TV.

La película retrata una sociedad distópica, como la que ya vimos, antes y después, en películas y novelas como Farenheit 451, Un Mundo Feliz, 1984 o más recientemente: La Isla, de Michael Bay, de la cual se llegó a decir que era “un plagio descarado de La Fuga de Logan”. Es cierto que existen ciertas similitudes, como en Star Wars existen similitudes con La Fortaleza Escondida, de Akira Kurosawa.

Existen 3 diferencias principales entre la película y la novela, de las cuales una es vital para la trama y las otras se pueden dejar como meras anécdotas:

  • La fecha de caducidad de los habitantes de la cúpula es de 30 años en la película, mientras que en la novela estaba marcada en 21 años, por un sencillo motivo: no había actores de menos de 21 años con un mínimo de talento interpretativo, pero en la franja de 21 a 30 había dónde elegir… Y no tendremos en cuenta que a iBanhoe se le escapó el otro día que la fecha tope eran los 33 años… supongo que el alcohol que recorría su torrente sanguíneo estaba provocando visiones cristianas en su retina…
  • “El Santuario” en la novela estaba situado en un punto cercano a Marte, mientras que en la película se deja intuir que se trata de un mito.
  • En la novela, el motivo de que Logan huya con Jessica es el amor que siente por ella, mientras que en la película el motivo es la misión de destruir el Santuario.

Manteniendo de lado las diferencias existentes entre novela y película, pues no pretende, supongo, ser un calco sino una adaptación, la película es entretenida, quizá demasiado infantil y poco elaborada, y que deja muchas cosas en el aire, contradicciones innecesarias provocadas por la falta de respuesta a algunas preguntas que todo espectador se hace en diferentes momentos del film.

Técnicamente la película deja mucho que desear. Desde que empieza la película mostrándonos una maqueta de la ciudad donde vive la población, que apesta descaradamente a maqueta, ya sabemos que estamos en una producción de bajo presupuesto. No me malinterpretéis, la maqueta es buena, pero no el modo de fotografiarla, que hace que resalten más sus “defectillos”.

Otro detalle de la “falta” de técnica en los efectos especiales son los disparos y las armas… en serio… alguien se cree armas de ese tipo? una especie de pistola de doble cañón (con uno de ellos apuntando a quien empuña el arma) y que hace chispitas de bengala antes de disparar?

No es todo lo que tengo que decir sobre las armas ni los efectos especiales… a ver, que alguien me explique cómo el realizador, asistentes, o actores no se dieron cuenta de que “si disparas recto, no deben salir chispitas en hilera por el suelo…”

Salvando todos los fallos, que hoy en día cantan a leguas pero que hace 40 años no eran tan “importantes”, la película es entretenida, simplemente. No obstante, el resultado gustó mucho a los asistentes a las salas, pues triplicó sus beneficios en taquilla y permitió realizar una serie de televisión en 1977 (estrenadas ya Star Wars, como mayor atractivo) que apenas llegó a 14 episodios (más que suficientes para contar la historia).

Hoy, en la actualidad, con el movimiento de falta de originalidad que sufrimos, se está intentando retomar la posibilidad de hacer un remake de la cinta. A mitad de los 90, Warner quiso retomar el proyecto, y dio el nombre de Skip Woods como escritor y director… quedó en nada. Más adelante, Brian Singer se dio como nombre y él mismo dijo que lo haría al término de Superman Returns… quedó en nada… Ahora se barajan, se rumorean más nombres, pero… seguramente se quede en nada, y demos gracias de que no “estropeen” otro clásico, que guste más o guste menos, tenga más o menos fallos… todo el conjunto es lo que convirtió a La Fuga de Logan en el clásico de la Ciencia Ficción que hoy todos conocemos.

Antes de cerrar el post, tengo que hacer una especial mención al creador de la banda sonora, Jerry Goldsmith, y que ha inspirado a otros músicos más actuales para sus trabajos.

Deja un comentario