Zinemaníacos

Parásito Parte 1 y 2 (2014-2015) – salvajada

Mientras el mundo pierde la cabeza con Parásitos, de 2019, y con razón, nos dejamos a otro bichejo en el olvido… Parásito, de 2014 y secuela de 2015, un live action basado en un manga homónimo que dicen que revolucionó el mundo comiquero nipón. No sé hasta qué punto puede ser cierta esta última afirmación, pero sobre la película he decir una cosita: me ha encantado.

La Tierra es invadida por unos seres extraterrestres que se introducen en el cerebro de los humanos tomando control de sus cuerpos. Un adolescente impide que se finalice el proceso cuando uno de estos alienígenas se introduce en su mano, terminando como parásito de su cuerpo en una relación en la que ambos tienen sus personalidades intactas. Juntos, lucharán contra el resto de parásitos que devoran humanos.

De esta película, primera y segunda parte, ya hiciera D.Ego un par de reviews en 2016, pero no fue hasta este fin de semana que he podido verlas, y no me puedo contener a decir un par de cositas, aunque suscriba todas y cada una de las palabras de mi compañero en sus reviews, aquí y aquí.
Shinichi y Migi

Dirigida por Takashi Yamazaki, se trata de la adaptación al cine del manga del mismo título de Hitoshi Iwaaki. No soy yo muy fan de manga, y si me sacas de clásicos como Akira, Ghost in the shell, Patlabor o cosas de la época, estoy más perdido que un pulpo en un garaje, pero a los animes y live actions sí les suelo dar una oportunidad, porque me sirven como introducción para esas obras de las que salen. Parásito es un claro ejemplo: ahora quiero tener todos los mangas.

La historia es una ida de olla muy fina y loca, y es un soplo de aire fresco al género de ciencia ficción, que lleva muchos años estancado viviendo de las rentas y guiones de 4 clásicos y haciéndoles pequeños retoques. Los suficientes como para no recibir una demanda por plagio y les permita cubrir gastos para pagarse la siguiente película.

Afortunadamente, cada X tiempo tenemos un Neo, un elegido, que nos abrirá los ojos a la realidad que hay tras el muro de lo comercial. Films más valientes que se salen de la norma, bien sea por su historia, su puesta en escena o por un aspecto más técnico.

No creamos tampoco que Parásito es una obra original al 100% (llevamos tanto cine detrás que afirmar algo así se nos antoja casi imposible, en ninguna película), porque podemos ver elementos de La invasión de los ladrones de cuerpos (Don Siegel, 1956) y de Hidden: Lo oculto (Jack Sholder, 1987), como primeras opciones, pero saliendo de esa base, han sabido crear un universo fantástico donde no importa de dónde venga la historia, sino hacia dónde va y cómo lo hará.. Todo perfectamente mezclado con esa parsimonia que acompaña al cine nipón y ese humor tan raro que tienen.

Ah, me olvidaba de algo… el maravilloso Gore que son capaces de crear.

Retomando la sinopsis, Migi, que así se llama el parásito protagonista, falla en su intento de meterse en el cerebro de su huesped asignado Shinichi, porque éste estaba durmiendo con los auriculares puestos, y cuando intentó entrar por la nariz, despertó al huesped, así que no le quedó más remedio que entrar por donde pudiera cuanto antes, para no morir… La mano derecha de Shinichi fue la única opción.

A partir de ese momento comienza una historia de supervivencia donde el resto de parásitos quieren acabar con «esta rareza» de híbrido creado entre Shinichi y Migi. Todo ello salpicado con las típicas historietas de romance, amistad, familia y honor que tenemos en casi todo el cine japo.

El prota es un poco hostiable de la cara de sueño y pocas ganas que tiene durante toda la película, pero es un contrapunto cojonudo para la aventura que está viviendo… algo rollo Mono borracho pero con un tío soso rodeado de bichoños. Lo mejor de este prota, es su mano derecha, Migi, que está genial hecho y concebido.

El o La, o Los o Las, antagonistas de Shinichi/Migi también están guay y todos los masillas que van apareciendo a lo largo de las películas molan mucho, salvo cuando se ponen en plan filosófico a soltar una perolata de supremacía (los japos son tan creativos para unas cosas y tan típicos para otras) antes de morir.

Parásito hay que verla, tanto la primera parte como la segunda. Aunque sobre la segunda os adelanto que es un poco más lenta y densa que la primera, pero la parte buena, que también os adelanto para que no empecéis a suspirar, es que cierran la historia.

Os dejo el tráiler de Parásito Parte 1

Decir que también ha tenido un Anime, del que el compañero D.Ego hizo su review hace un tiempo, y que podéis leer aquí.

Salir de la versión móvil