La Juventud (2015), la extraña pareja

La Juventud es una emotiva película que ofrece profundas reflexiones sobre la condición humana, el sentido de la vida, el paso (y el peso) del tiempo… todo hábilmente promocionado con el culo de Mãdãlina Ghenea y con la aparición estelar de Diego Armando.

Reflejos (2008), espejito, espejito

Reflejos ofrece una historia más o menos bien llevada con elementos policíacos entremezclados con momentos de suspense y terror, buenas dosis de sangre y un final explosivo (literalmente).

Crónicas de Navidad (2018), cuidado con Snake Clauss

Crónicas de Navidad es pura fantasía para toda la familia, correcta y disfrutable, no llega a ser tan empalagosa como otras propuestas festivas. Tenemos nostalgia, elfos, conflictos familiares, renos, persecuciones en coche, regalos llenos de emotividad y vuelos en trineo.

Dime quién soy (2020) – sí pero no

Dime quién soy, serie basada en la novela homónima de Julia Navarro es un sí pero no. Cuando la historia merece la pena, pero el personaje y actriz no valen un pimiento, tienes que escoger qué tiene más peso.

Matar a Santa (2020), Jo Jo Jo…

Matar a Santa es una película que mola mucho a pesar de no pretenderlo, o quizás precisamente por eso. Tiene un Papa Noel en quiebra, niños malos, niños buenos, militares, elfos y un asesino a sueldo.